Así fue nuestro amor

Salvador Sostres
Actualizado:

Todo empezó en Galapagar y cuando digo todo me refiero a la libertad. La mayor amenaza totalitaria que España ha sufrido desde Pasionaria empezó a desvanecerse el día que Irene y Pablo cayeron en la trampa que el capitalismo le pone a la revolución. Es una trampa simple, conocida, combatida, despreciada pero a la que nadie escapa: se llama propiedad privada.

«Una casa infinita, un pedazo de gloria. Así fue nuestra historia, así fue nuestro amor», Mocedades lo canta. Y así fue, también, que los Iglesias tuvieron algo que proteger, alguien de quien cuidar, y el Cielo bajó a la Tierra y les tomó por sobresalto, al que magníficamente han respondido siendo unos excelentes y atentísimos padres. La propiedad privada.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres