El novio de la muerte

Este Colomines lo tiene tan claro que sólo le falta dar el paso hacia una Historia de estatuas, flores y aniversarios

Ignacio Camacho
Actualizado:

Quizá tenga razón ese tal Colomines, aunque una razón inversa: no hay secesión sin muertos o, dicho de otra manera, no hay proceso separatista sin una crisis violenta. Los ejemplos de Checoslovaquia y de la antigua URSS no sirven porque la primera era un Estado creado a partir de naciones yuxtapuestas y las repúblicas bálticas o Ucrania se desmembraron de la previa implosión soviética. En la India empezó la cosa muy bien y acabó en un baño de sangre con limpieza étnica. Alguna vez ha dicho Arturo Pérez Reverte, con el que Colomines compartió en primavera un debate de fuerte controversia, que toda independencia implica una guerra de la independencia. Él (Arturo) vivió alguna en los Balcanes y fue bastante

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho