La Tercera

¡Notre Dame salvará al mundo!

«En el gran rosetón de Notre Dame -un círculo infinito encerrado en un cuadrado finito-, se simboliza la Encarnación de Dios. Ese rosetón, milagrosamente salvado, es un presagio de la salvación del mundo. La Providencia divina no abandona nunca al hombre, en el que tiene su complacencia, por más que éste se empeñe en renunciar a Él o incluso en combatirlo»

Actualizado:

El amor es el motor de la Historia. Aunque a veces la Historia se explica a través del desamor. Por amor se ha hecho todo lo bueno que en este mundo ha sido. Fue el desamor quien ha propiciado que el mal acampe en nuestra tierra. El hombre se mueve a impulsos de su corazón de carne, bondadoso o a envites de su corazón de piedra, perverso. En ese corazón, inexpugnable, germina el pensar y sentir... también, el crear y actuar.

El amor necesita plasmar sus afectos y los manifiesta en lo bello, reflejo, aunque pálido, de la bondad. Con un regalo precioso -no necesariamente costoso-, manifestamos cuán grande es nuestro amor. Si así nos comportamos en el amor humano,