Maniqueos

Tenemos un «Juego de tronos» doméstico y cutre, como viene siendo la política española

José María Carrascal
Actualizado:

Después de haber echado pestes sobre la judicialización de la política y de reprochar a la derecha el uso de los tribunales en su provecho, resulta que la izquierda y el nacionalismo insisten en que sea el Tribunal Supremo, no el Congreso, quien decida si se suspende de su actividad parlamentaria a los políticos catalanes procesados. Ningún ejemplo mejor del oportunismo de ambas formaciones, mucho más parecidas de lo que a primera vista parece, como revela el nombre «nacional-socialismo» y su adición a la mentira, la trampa y el totalitarismo, que intentan tapar con un falso populismo. Lo más obsceno de su mensaje es la perversión del lenguaje.

Utilizan dos medidas en todos los aspectos de la vida y la

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal