La Tercera

La madre naturaleza

«Desde que existe la Tierra, único hábitat de vida en nuestro sistema solar, tal condición se ve amenazada no por extraterrestres, ni por meteoritos gigantescos que colisionen con ella, como el que acabó con los dinosaurios, sino por su inquilino más destacado: el hombre, en quien se da lo mejor y lo peor de la naturaleza, de la que forma parte, aunque se ensaña con ella»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

¿Por qué las tostadas caen siempre con la cara de la mermelada para abajo? ¿Por qué un terremoto arrasa un país del Tercer Mundo y causa apenas destrozos materiales en uno del Primero? ¿Por qué, cuando buscamos una cosa no la encontramos, y la encontramos cuando buscamos otra? «La venganza de las cosas» ha bautizado la vox populi estas y otras fastidiosas anomalías, con cierto aire de «venganza del chinito», es decir, de broma. Cuando, si las tomáramos en serio y las analizásemos medianamente, nos daríamos cuenta de que son perfectamente lógicas y previsibles: la tostada se cae por el lado de la mermelada por el peso que ésta le aporta. Un terremoto es infinitamente más devastador en el Tercer