Ley de la mediocridad educativa

«El Gobierno de Sánchez pretende que se le evalúe por la altura de sus propósitos y no por los resultados que alcanzan los alumnos»

Actualizado:

El pasado 28 de noviembre la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, presentó en el Congreso el anteproyecto de una nueva ley educativa con el aplomo de quien asume que en política la grandilocuencia no tiene por qué medirse con los hechos. Así, afirmaba la ministra, «era una cuestión prioritaria y urgente para este Gobierno abordar de forma inmediata la modificación de los aspectos más segregadores y negativos de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), los que estaban causando mayores daños a nuestro sistema educativo, apartándolo de forma preocupante del objetivo de equidad».

Resulta comprensible que un Gobierno tan adicto a los golpes de efecto quisiera hacerse una foto clavando la lanza en

Rafael Van GriekenRafael Van Grieken