Juegos de niños

La política -antaño adusto ajedrez de sabios- se ha trocado en un lelo pilla-pilla de patio de parvulario

Gabriel Albiac
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Nadie entre aquí que no sepa geometría», dice la tradición que habría hecho inscribir Platón a la entrada de su Academia. «Nadie entre aquí que haya salido de la infancia», parecen proclamar hoy los partidos políticos en el tímpano de sus irrisorios templos. «Está prohibida aquí la edad adulta. Todo es juego».

Es ésta una historia de reyes desnudos. Que proclaman la grandeza de sus respectivas galas. Que proclaman, también, la manifiesta locura de todo aquel que se atreviera a cuestionarlas. Decir lo más sencillo ha dado en ser, en este mundo escénico que dicta certezas imaginarias a las que todos deben someterse, un acto heroico. Pero, a diferencia del cuento de Andersen, no hay niño aquí para gritar la

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac