El itinerario

Ningún político no separatista había admitido en 40 años de democracia la viabilidad de la desintegración de España

Ignacio Camacho
Actualizado:

Sólo el apabullante control que el Gobierno ejerce sobre la agenda mediática y la falta de mordiente que la derecha está demostrando en su campaña pueden explicar que el escándalo de las declaraciones de Miquel Iceta haya durado apenas un par de jornadas. Ante una oposición menos dividida y sobre todo menos desorientada, el PSOE estaría ahora mismo cercado por las consecuencias de esas palabras y sufriría severas dificultades para mantener su ventaja. Porque no se trata de una manifestación más o menos extemporánea de un subalterno sin jerarquía orgánica, sino del principal asesor del presidente en política catalana. Y sobre todo porque no sólo es la primera vez que un político teóricamente constitucionalista (?) admite como un horizonte viable

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho