Depuración en Ferraz

González termina su retrato de Sánchez

Jesús Lillo
Actualizado:

En el PP tienen tanto fondo de armario que de un día para otro meten a Aznar y sacan a Rajoy, que es de un tejido más transpirable y ponible. En el vestidor del PSOE, en cambio, escasean los básicos. De un tiempo a esta parte, en Ferraz suelen hacer remate final y quema de restos cada vez que cambian de jefe y temporada. Aquella declaración de principios con que en septiembre de 2016 Verónica Pérez se presentó en la sede socialista -«En este momento la única autoridad soy yo»- da cuenta de la violencia del proceso depurativo y laminativo que, tabla rasa, aplica el PSOE para pasar página. Meses después de aquello, a Susana Díaz se le ocurrió dar

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo