Gobernanzas

Defender que la voluntad de unos individuos es de naturaleza superior a la de los demás es una afirmación de orden metafísico

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

La moda es decir «gobernanza» por gobierno como se dice «Estado de derecho» por Estado: los snobs, con eso, creen llenar de contenido sus nueces vanas.

La «gobernanza» en su sentido snob nos la trajo a España el académico Cebrián, que se la urraqueó a Felipe González, que se la había urraqueado a Strauss-Kahn, el sátiro del FMI.

«Gobernanza» es la llevanza de una gran casa: o sea, lo de Mrs. Danvers (Judith Anderson) en «Rebeca». España, en efecto, era una gran casa, pero cuando González se puso la cofia («tó pal pueblo») el servicio acabó en la cárcel.

-Mi confianza en el pueblo gobernante es infinitesimal; mi confianza en el pueblo gobernado es infinita -dijo famosamente Dickens, en cuyo

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano