España, un país para «los Elliott»

Es nuestra decisión. O un país estable y con futuro, o todo lo contrario, en manos cortoplacistas

María Jesús Pérez
Actualizado:

En nuestras manos ha estado recientemente y... vuelve a estar. Y nunca mejor dicho. Todo depende de la papeleta que decidamos meter en la urna. Aunque ya lo hecho, hecho está. Pero nos queda otra oportunidad. Espero. El próximo domingo, no más allá. O un país estable, con apoyo inversor «sano» para un futuro esperanzador, con posibilidad de seguir creando empleo y tirando de la actividad económica, u otro cortoplacista, que es todo lo contrario. Aquel en el que entran sin piedad los fondos buitre. Que no todos lo son, por cierto. Estos son los que valoran a las compañías por «trozos». Nada de a cuánto vale la pieza entera. Cualquier compañía troceada es capital seguro y rentable. Y ya

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez