El dichoso relato

En materia de opinión pública, la acción exterior de España es un reiterado fracaso por falta de un programa diplomático

Ignacio Camacho
Actualizado:

La carta de los cuarenta senadores franceses que han comprado los argumentos del independentismo sobre «la represión» española demuestra, en primer lugar, que hay gente que no se entera de nada aunque ocupe un honorable escaño en el Senado de Francia. Allí también se cuestiona, por cierto, la utilidad de esa Cámara, que Macron pretende suprimir en la reforma constitucional que tiene esbozada. Pero en segundo término parece claro que los separatistas manejan con bastante éxito su diplomacia, que consideran un esencial elemento de apoyo de su causa. ABC publicaba ayer el gasto de 421 millones en acción exterior a través de las famosas embajadas, el instrumento clave de la Generalitat para difundir en el extranjero su propaganda. Con el

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho