Derecha sin derecho

La facultad de interpretar «pro domo sua» los resultados electorales solo corresponde en España a Pedro Sánchez

Ignacio Camacho
Actualizado:

A la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, parece disipársele la lucidez cuando habla, fenómeno inquietante en un cargo cuyo ejercicio se basa en el uso frecuente y fluido de la palabra. Antes de que Sánchez la llamara era una digna representante de la rama socialista vasca, de donde -Eguiguren aparte- casi siempre ha salido gente valiosa, noble y sensata. Trabajó con Recalde y Jáuregui, políticos de impronta cabal, y en el gabinete de Patxi López fue consejera de Educación sin romper nada. Pero su reputación cotiza a la baja desde que accedió al Ministerio de la Propaganda, tarea para la que a todas luces carece de aptitud y de maña. Simplemente, le cuesta expresarse de forma no ya brillante, sino

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho