Una raya en el agua

El decano

Ternera ha caído porque ya no era necesario. Su libertad, monitorizada durante 17 años, dependía de la razón de Estado

Ignacio Camacho
Actualizado:

No seáis mal pensados: es una mera coincidencia que la detención de Josu Ternera se haya producido en plena campaña electoral y casualmente el mismo día, casi a la misma hora, en que el Parlamento catalán vetaba como presidente del Senado a Miquel Iceta. Para una noticia de esta clase no hay mala fecha, ni necesidad de darle más vueltas ni de buscarle al asunto claves esotéricas. Pero incluso si así no fuera -y con un oportunista como Sánchez en La Moncloa siempre queda un margen para la sospecha-, nadie bien nacido puede hacer otra cosa que alegrarse del arresto del jefe de ETA. Nadie salvo los nacionalistas, claro, atentos sólo a su pequeño mundo de ruindades y miserias. Nadie

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho