Tribuna abierta

Cooperación en tiempos de desacuerdos

«El acuerdo entre la UE y Mercosur crea un mercado de bienes y servicios de cerca de ochocientos millones de consumidores y elimina más del 90 por ciento de los aranceles»

Actualizado:

En ocasiones, en momentos muy complicados donde nadie ve la luz por ninguna parte, de manera inopinada o nunca prevista, sucede el milagro. Algo de esto ocurrió días pasados en Bruselas cuando la Unión Europea y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) llegaron a un Acuerdo de Asociación profundamente ambicioso después de veinte años de encuentros y desencuentros.

Cuando parecía imposible el entendimiento, en las horas más bajas para el multilateralismo y la cooperación, con las grandes economías volviendo a un proteccionismo e involución sin precedentes en los últimos años, la UE y Mercosur mandan un rotundo mensaje al resto del mundo: un gran acuerdo en tiempos de desacuerdos, que confirma que las alianzas políticas, geoestratégicas y comerciales son posibles.

Era fundamental alcanzar un pacto y se ha conseguido. Así lo veníamos reclamando en el Consejo Económico y Social Europeo (CESE), donde represento a la industria española de alimentación y bebidas, y en el que aprobamos un dictamen en que urgíamos a las partes negociadoras, y en particular a la UE, a alcanzar un acuerdo, equilibrado y transparente, ya que lo contrario implicaría un elevado coste político, económico y de oportunidad. Por tanto, lo celebramos como una gran noticia, aunque ningún gran acuerdo es perfecto. Muchas oportunidades, pero también como ocurre con cualquier gran acuerdo, aspectos que hay que solventar, especialmente aquellos que afectan a la agricultura y la ganadería europeas.

JosepPuxeuJosepPuxeu