Cambio de guardia

Conversaciones

«Hablo de política con el odio con el que habla del cáncer un canceroso»

Gabriel Albiac
Actualizado:

Mi otro yo me acecha al otro lado de la pantalla del ordenador mientras escribo. Me es, la verdad, bastante ajeno. Pero es que, como Pascal enseña, «no hay hombre más ajeno a otro hombre de lo que uno lo es a sí mismo en el curso del tiempo». Y no hace falta, desde luego, que ese tiempo sea largo. Mi otro yo tiene, en esta madrugada, una sonrisita de pitorreo manifiestamente insultante.

Me acaba de preguntar, con fingidísimo aire de inocencia: «A ver, ¿y tú por qué demonios escribes de política?». El otro yo es escueto y asesino: es el yo matemático que un día quise ser y que no fui. Envidio su grado cero de retórica. Y su

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac