La conspiración «progre»

Las elites violan suspropias reglas cuando lanación no obedece

Hermann Tertsch
Actualizado:

Resulta que es cierto. «The deep state», «el estado profundo», ese aparato de poder sumergido y parainstitucional funciona a plena máquina en conspiraciones contra el presidente Donald Trump. Pero además, en su precipitación y su obsesión hostil hacia su objetivo, esa organización clandestina del antitrumpismo amenaza con dejar en ridículo a las principales instituciones federales de seguridad. Y crear una cuña inmensa de desconfianza entre la nación norteamericana y órganos vitales del Estado. Como muchos sospechaban y el afectado había denunciado, fuerzas de ese «estado paralelo» intentan acabar con la presidencia de Trump antes de las nuevas elecciones. Como en dos años de frenética investigación no han logrado nada que pueda seriamente garantizar ese «impeachment» soñado, optaron por la vía

Hermann TertschHermann TertschArticulista de OpiniónHermann Tertsch