La Tercera

Casado o el voto que importa

«El panorama tras el 28 de abril es complejo. Nadie que no tenga amnesia y acuda a las hemerotecas cree que Ciudadanos, si le dan los números, no vaya a ser muleta del PSOE. Es el sueño de Rivera. Lo ha negado porque sus expectativas parecen a la baja, pero siempre le quedaría proclamar que rectifica “por el interés general”»

Juan Van-Halen
Actualizado:

Conozco a Pablo Casado desde sus tiempos en Nuevas Generaciones. No sorprenderá mi decidida apuesta por él, pero para que no se confunda con lisonja de botafumeiro quede dicho que, junto a innegables aciertos, hay decisiones suyas que no comparto, por ejemplo en el campo de las listas electorales. Y también quede dicho que no estoy en deuda con él en el terreno político. En el humano sí: su amistad, que es más importante. Rajoy me incluyó en la propuesta de sus candidatos a la Junta Directiva Nacional en los Congresos de Sevilla y Madrid, lo que no hizo Casado en el Congreso que lo eligió presidente. En ese Congreso la otra candidatura me propuso ir en su lista a