Las cartas boca arriba

Sánchez quiere ocultar la evidencia antipática de que en sus cálculos hay un factor sin el que las cuentas no cuadran

Ignacio Camacho
Actualizado:

Ya no existe aquel programa de televisión llamado «Tengo una pregunta para usted», pero hay una inquietud ciudadana que debe despejar Pedro Sánchez, y es la de si está dispuesto a dejarse investir de nuevo por el independentismo amotinado y rampante. No se trata de un capricho sino de un punto crucial en la formación de los estados de opinión preelectorales, máxime después de que Albert Rivera haya retirado la red de un posible pacto con el PSOE incluso contra el criterio de muchos de sus votantes. El presidente está obligado a retratarse, ante el periodismo o en los debates, y cualquier respuesta evasiva sugerirá, si no un asentimiento implícito, al menos un propósito de ocultación de sus intenciones reales.

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho