Alalí, alalí

Ortega quería un Estado nuevo, pero también nuevas costumbres, y gritó: ¡Alalí, alalí, jóvenes; dad caza al pequeño burgués!

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

En el teatrillo actual, lo nacional se reduce a la Constitución, y lo estatal, al Presupuesto, con el gobierno en el papel de señora Danvers, la ama de llaves en «Rebeca», por lo que los cursis dicen «gobernanza» (¡el gobierno de la gobernanta!) por «gobierno», y en esta confusión entre Estado y Gobierno se nos pierde don Beltrane, que es la democracia. Sin ella, el elector no puede elegir directamente ama de llaves, y queda a expensas de un «sudoku» que se llama Estado de Partidos, productor de toda la literatura fantástica del mercado.

En el «sudoku» español, sabemos ya lo que quiere Sánchez: un gobierno «único», adjetivo numeral que conlleva enfática ponderación (ningún gobierno como el suyo, y puede

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano