Pedro Sánchez y Quim Torra
Pedro Sánchez y Quim Torra - EFE
EDITORIAL ABC

El 28-A se juega, sobre todo, en Cataluña

ABC
Actualizado:

En contra de lo que sostiene el Gobierno, que lo considera un asunto amortizado para la opinión pública, la crisis separatista en Cataluña estará de aquí al 28 de abril muy presente entre los españoles en lo que se refiere a decidir su voto. Según el barómetro que hoy publica ABC, hasta un 81 por ciento de los ciudadanos estiman que la ofensiva separatista será el principal asunto que aparecerá de aquí a las urnas, muy por delante de materias como la inmigración (un 57 por ciento), la economía (un 53), la corrupción (un 50) o la desigualdad (un 44). Calcula mal por tanto el Ejecutivo si piensa que a los españoles no les va a influir la crisis catalana a la hora de escoger una u otra papeleta y puede salirle gratis haber tenido a los separatistas como socios para mantenerse en el poder. El sondeo también revela que casi el 67 por ciento de los españoles están a favor de la convocatoria de elecciones, siendo los votantes nacionalistas (separatistas declarados o no) y de Podemos a los que peor les parece consultar a las urnas. El tercer vector de interés del barómetro lo supone que casi un 35,6 por ciento del electorado creen que pueden cambiar su voto de aquí al 28 de abril, lo que otorga aún más valor al dato de que los españoles estarán muy pendientes de los mensajes que se lancen sobre la crisis catalana, un asunto en el que el PSOE se encuentra especialmente incómodo por el elenco de socios elegidos para llegar al poder con 84 escaños, cuajadito de separatistas y proetarras. Yerra Sánchez si cree que el debate en Cataluña se reduce a la derecha y la izquierda: lo que se dirime, y de lo que tomarán nota los electores cuando vayan a votar, es la política dispuesta a negociar con la unidad de España y la que no está dispuesta a hacerlo. Sánchez debiera tomar nota de lo que le ha pasado en Andalucía.