Bad Men

Los machos son malos por naturaleza, ha dicho Maroto, el hombre-reproche de nuestra derecha mitopoética

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

La sociedad, decía Emerson, que era bostoniano, como las «gillettes, conspira por doquier contra la hombría de cada uno de sus miembros, y para un hombre el drama comienza hoy muy de mañana, al afeitarse, razón por la cual todos prefieren dejarse una barba de Carpanta, tal que el carrilero Carvajal o el político Maroto.

No es fácil dejarse barba una vez cincuentón, pues, como diría un nihilista ruso, la segunda mitad de la vida de un hombre se compone por lo común sólo de aquellos hábitos que ha ido adquiriendo durante la primera mitad. Claro que para el nihilismo ruso uno debe estar siempre de pie como «un ejemplo y un reproche»…

-Mais, entre nous soit dit, ¿qué puede

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano