El catálogo de HBO es uno de los más completos del mercado audiovisual.
El catálogo de HBO es uno de los más completos del mercado audiovisual. - HBO
TELEVISIÓN

5 series de HBO mejores que Juego de Tronos

Este lunes 15 de abril se estrena en España la última temporada de una de las mejores ficciones de la historia de la televisión

Actualizado:

La octava y última temporada de 'Juego de Tronos' se estrena la madrugada del domingo 14 al lunes 15 de abril en España. Sin lugar a dudas, es el acontecimiento audiovisual del año (o incluso de la década) ya que, desde el final de 'Lost', ninguna ficción televisiva había generado tanta expectación.

'GOT' lo tiene absolutamente todo: Los mejores efectos especiales, la mejor fotografía, un mundo fantástico increíble creado por George R.R. Martin, amores, pasiones, intrigas palaciegas, asesinatos, batallas épicas, fantasía... Sin embargo, a nuestro parecer, no e la mejor serie de la historia. Ni siquiera la mejor de HBO. Hoy hemos querido mostrar las 5 que la superan:

The Wire

El producto de David Simon no es fácil de digerir, pero una vez que el espectador se mete en el ritmo de Dominic West y compañía no puede salir hasta consumir sus cinco magistrales temporadas.

Nadie se imaginará las calles de una gran urbe americana, ni a la policía, ni a las mafias, ni a los estibadores, ni a los políticos, ni a los periodistas de la misma forma después de ver la que es (según la crítica y el público) la mejor serie de la historia.

Su guión es una obra de arte. Es perfecto. Cada temporada se centra en un tipo de corrupción diferente. Cada temporada te hace ver que el mundo en el que vivimos tiene poca solución. La joya de la corona.

Además, Simon se inventó algo que parece que no existía antes de 'Juego de tronos': cargarse a personajes principales cuando nadie se lo espera.

Los Soprano

Pasamos de la serie con el mejor guion a la serie con el mejor personaje principal. James Ganfolfini se disfrazó durante seis temporadas de Tony Soprano, el mafioso más complejo de la historia de la televisión.

No hay palabras para describir lo que el fallecido actor hace con el magnífico personaje creado por David Chase. La historia es muy buena, pero Gandolfini la sube a los altares con cada matiz de su voz, con cada gesto.

Poner en la misma frase el decente trabajo de Kit Harington haciendo de Jon Snow con el de Gandolfini de Soprano no es justo. Estamos hablando de cosas diferentes.

True Detective

La primera temporada de ‘True Detective’ fue todo un éxito de crítica y público y, además, supuso la consagración como actor de Matthew McConaughey, con uno de los retratos de policías más demoledores de la historia de la televisión.

Woody Harrelson le acompaña a su altura para crear una pareja detectivesca de lo más particular y atormentada en una serie que supuso un pase adelante en la manera de concebir las ficciones sobre asesinatos.

La segunda y la tercera temporada no han seguido manteniendo el nivel, pero la primera es una obra de arte imprescindible para cualquier amante del buen cine.

Deadwood

La genial serie del Oeste de HBO, creada por David Milch, presentaba a un pueblo en plena creación situado alrededor de una mina de oro y gobernado por los dueños de varias tabernas.

Una de las características que tenía era el uso de un lenguaje moderno plagado de insultos que era perfecto para varios de los personajes principales.

Serie casi redonda. Magistralmente contada, muy dura, sin tonterías. Pero, lamentablemente, sin un final. Se quedó sin presupuesto tras la tercera temporada y tuvieron que cortar.

Tal ha sido la avalancha pidiendo que continuara desde entonces (2006) que el próximo 31 de mayo se estrenará una película con los mismos personajes para cerrar la historia.

A dos metros bajo tierra

Quizás la serie más intensa de la historia de la televisión. La muerte y la forma de afrontarla dominan desde el fondo un producto en el que la evolución psicológica de los personajes es bestial por todo lo que van viviendo a lo largo de los 63 capítulos que dura el producto de Alan Ball.

Se narra la historia de una familia, de su negocio, de sus problemas, de sus derrotas, de sus victorias. Su día a día. Un retrato demoledor de la sociedad contado sin parches.