El oso grizzly de Yelowstone vuelve a ser declarado «amenazado»
El oso grizzly de Yelowstone vuelve a ser declarado «amenazado» - ABC

El oso grizzly de Yelowstone vuelve a ser declarado «amenazado»

El año pasado el gobierno estadounidense consideró que su población era autosuficiente, abriendo la puerta a su caza

Efe
WashingtonActualizado:

La Justicia de Estados Unidos ha vuelto a declarar al oso grizzly de Yellowstone como especie amenazada, después de que el Gobierno lo retirase el año pasado de la lista al considerar que había alcanzado una población autosuficiente abriendo, así, la puerta a su caza.

El gobierno de Estados Unidos argumentó entonces que los esfuerzos de conservación de los osos en el Parque Nacional de Yellowstone, que cubre parte de Montana, Idaho y Wyoming, en el oeste del país, habían dado sus frutos y que la población de estos animales se había multiplicado por cuatro en las últimas cuatro décadas, de 136 a 700.

Sin embargo, la juez federal Dana Christensen, con tribunal en Montana, falló la semana pasada que «retirar de la lista de especies amenazadas al grizzly de Yellowstone sin tener en cuenta a las demás poblaciones del país era una decisión ilógica».

Pese a su innegable crecimiento, los osos de Yellowstone siguen aislados de la otra gran población que de este animal alberga EE.UU. al sur de la frontera con Canadá, en el Parque Nacional de los Glaciares (Montana), haciéndoles todavía vulnerables.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre explicó, en un comunicado, que está estudiando el fallo judicial, que como consecuencia inmediata tiene que la gestión de los osos de Yellowstone vuelve a manos federales después de recaer el año pasado en los estados.

No obstante, la agencia afirmó que su decisión de retirarla de la lista de especies amenazadas se basó «en una interpretación rigurosa de la ley y estuvo basada en la mejor ciencia disponible».

Grupos ambientalistas y nativos estadounidenses -que consideran sagrado al grizzly- se habían querellado en contra de la medida.

El fallo de Christensen también supone la suspensión definitiva de los 23 permisos de caza de osos que Idaho (1) y Wyoming (22) habían otorgado para fuera de los límites del parque nacional.

Los rancheros y los cazadores, grupos muy influyentes en estos estados del oeste de Estados Unidos, defendían desde hacía años que al grizzly de Yellowstone se le retirara la protección para controlar el crecimiento de su población.

El gobierno de George W. Bush (2001-2009), de hecho, ya lo hizo en 2007, pero en esa ocasión la Justicia también lo revocó.

La decisión sobre el grizzly de Yellowstone llega mientras el actual ejecutivo de Donald Trump está estudiando modificar la Ley de Especies Amenazadas en detrimento, según los expertos, de la vida salvaje.