Un dispositivo de búsqueda trata de capturar a un oso herido en Cantabria
Un dispositivo de búsqueda trata de capturar a un oso herido en Cantabria - FOP

Un dispositivo de búsqueda trata de capturar a un oso herido en Cantabria

Podría tratarse del ejemplar que resultó herido herido en el transcurso de una cacería de jabalí en la Montaña Palentina y que aún no ha sido localizado

Actualizado:

Durante toda la jornada de ayer, un dispositivo integrado por técnicos y agentes del medio natural de Cantabria y del Principado de Asturias han tratado de localizar en los bosques de Peña Sagra, en Liébana (Cantabria), a un oso pardo subadulto que se encontraría herido en una de las extremidades, informa la Fundación Oso Pardo (FOP) en una nota.

Fue un vecino de Liébana quien comunicó a los agentes la presencia del animal en la zona a última hora de la tarde del lunes, explicando que había visto un oso de pequeño tamaño que al desplazarse cojeaba de una pata.

La comarca de Liébana, en Cantabria, es adyacente al Parque Natural de Fuentes Carrionas, en Palencia, donde el sábado 18 de noviembre resultó herido un oso pardo en el transcurso de una cacería de jabalí, explican las mismas fuentes. Desde dos puestos de caza próximos se efectuaron dos disparos con un intervalo de pocos segundos y del lugar salió huyendo un oso. El celador que lo observó detuvo la cacería y al acercarse al lugar donde fue avistado el oso encontró un rastro de sangre. Al día siguiente, se organizó un operativo de búsqueda con perros especializados en el rastreo de animales heridos que resultó infructuoso.

Aunque la coincidencia en fechas y la no excesiva lejanía entre los dos lugares podría hacer pensar que se trate del mismo animal, desde la FOP no descartan que sean ejemplares y sucesos distintos. «Habrá que esperar a los resultados del dispositivo de búsqueda para poder cotejar las muestras genéticas», matizan.

«La recuperación del oso pardo está costando mucho esfuerzo al conjunto de la sociedad»
Operativo búsqueda
Operativo búsqueda - FOP

La Guardia Civil se ha encargado de las investigaciones sobre los hechos ocurridos el sábado y tratará de determinar si se adoptaron todas las garantías necesarias durante la cacería de jabalí y se trató de un accidente o si se produjo una negligencia temeraria al disparar sin identificar la pieza, o incluso si hubo dolo: se realizaron los disparos aún sabiendo que se trataba de un oso, especie en peligro de extinción.

Las autoridades tienen perfectamente identificados a los dos cazadores autores de los disparos, asegura la FOP, que junto a celadores y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, Guardia Civil y miembros de la Fundación Patrimonio Natural participaron en el posterior rastreo del animal y que concluyó sin localizar al oso, por lo que operaciones similares se desarrollarán en los próximos días.

A la espera de los análisis de la sangre recogida en el lugar de los hechos, la FOP prepara su personación en el procedimiento legal que pueda derivarse, sea administrativo o penal, en el caso de que el resultado corrobore que se trata de un oso.

La evolución de la subpoblación oriental de osos cantábricos es positiva

La Montaña Palentina forma parte de la subpoblación oriental de osos cantábricos, en donde la evolución de la especie es positiva con 6 osas con crías del año contabilizadas en el último censo de 2016. Al incremento progresivo del censo, hay que sumar la mejora de su variabilidad genética gracias a la conexión de las dos subpoblaciones cantábricas después de muchos años de aislamiento, resaltan desde la FOP. Por eso, instan desde la organización, «con mayor razón, es imperativo que no se repitan este tipo de graves hechos, pues ponen en peligro la recuperación del oso pardo, que está costando mucho esfuerzo al conjunto de la sociedad».