Durmiento en el coche, en las fiestas de San Fermín de 1958
Durmiento en el coche, en las fiestas de San Fermín de 1958 - ARCHIVO ABC

El sueño es la causa de uno de cada cuatro accidentes de tráfico

La apnea del sueño afecta al 10% de la población comunes y cuenta con un fuerte impacto en la salud cardiovascular

MADRIDActualizado:

La apnea del sueño, junto al insomnio, es el trastorno del sueño más numeroso que se sufre en España y que afecta a un alto porcentaje de la población, aunque se estima que en un 70% no está diagnosticada ni tratada. A pesar de ello, el 90% de la población desconoce en qué consiste este trastorno que interrumpe la respiración varias veces a lo largo del sueño, provoca ronquidos, respiración convulsiva o incluso despertar. De hecho, la mala higiene del sueño, debido a los horarios de trabajo irregulares, a turnos y con estrés, favorece el déficit de sueño y la aparición de insomnio, y es la primera causa de accidentes de tráfico, estando detrás de entre el 20 y el 25% de la siniestralidad al volante.

El sueño es un factor de riesgo modificable y tratable para la salud y calidad de vida de la población. Los expertos señalan la necesidad de trabajar en un modelo de sueño vinculado a la salud porque el sueño es un factor sobre el que se puede intervenir en la prevención y el curso de las enfermedades crónicas y que predispone al desarrollo de alteraciones metabólicas, cardiovasculares, inmunológicas y por lo tanto, se asocia a una elevada morbimortalidad. Ésta es una de las principales conclusiones de la conferencia que el doctor Joaquín Terán-Santos, presidente de la Sociedad Española de Sueño y Jefe de la Unidad de Sueño del Hospital Universitario de Burgos, ha impartido en el marco del evento Cuídate Plus que se celebra en Madrid, con la colaboración de Philips Ibérica.

Según el doctor Terán, el sueño es el ritmo biológico más importante y «está estrechamente ligado no solo al mantenimiento de la función cerebral sino que también cuenta con un fuerte impacto en el metabolismo, la temperatura, el sistema inmune o el funcionamiento cardiovascular y la pérdida de la estructura de sueño produce un desorden que se desemboca en enfermedad».

El sueño es un proceso activo y complejo, fundamental para mantener un correcto estado de salud física y mental. La pérdida de sueño se asocia a factor de riesgo para diabetes y obesidad, siendo ésta un factor predisponente para la apnea de sueño.

Es relevante que solo el 20% de los niños y adolescentes tiene unos horarios de sueño regulares y entre los expertos es cada vez más evidente el impacto de la apnea de sueño en los niños y su relación con la obesidad o las alteraciones cognitivas en términos de atención, memoria y por lo tanto de repercusión en el desarrollo intelectual y en el rendimiento-fracaso escolar. De hecho, en opinión del doctor Terán diversas investigaciones “han identificado biomarcadores de alzhéimer en niños con apnea del sueño y obesidad, en los que, tras una intervención en higiene del sueño se produce una mejora de la situación de la corteza cerebral y de la respuesta neurocognitiva”.

En el caso de los adultos, multitud de estudios establecen el importante deterioro cognitivo y de rendimiento profesional y pérdida económica relacionado con el insomnio, con un impacto que oscila entre el 1% y 2% del PIB de las sociedades occidentales.

Alimentación, ejercicio físico y sueño son los pilares de la salud. La higiene del sueño se basa en mantener un ritmo de sueño lo más ligado posible a la luz y a la oscuridad y asegurar una exposición adecuada a la luz solar durante el día para sincronizar el ciclo vigilia-sueño.

De la misma forma, los expertos recomiendan evitar la exposición antes del sueño a la luz que desprenden los dispositivos electrónicos, evitar cenas copiosas o bebidas estimulantes antes del descanso y mantener unas buenas condiciones ambientales en la habitación.