Differentcars

Subviraje y sobreviraje, dos términos que deberías conocer para no acabar en la cuneta

Conviene tenerlos claros para evitarlos, dada la peligrosidad que entrañan en la circulación

MadridActualizado:

Muchos factores pueden hacernos perder el control del coche: aceleración, frenos, bloqueo de ruedas, velocidad inadecuada, el estado del firme… Incluso en combinación, son problemas que se presentan cada día. En casos así puede sobrevenir un subviraje o un sobreviraje. Pero, ¿sabes qué significa cada término y qué se puede hacer en caso de llegar situaciones así? Los conductores deben atender a estos términos para entender el comportamiento de las ruedas del coche y las reacciones que pueden provocar en el vehículo.

Subviraje

Si entramos en una curva con demasiada «alegría» y a una velocidad excesiva para el giro a realizar, veremos que la parte delantera del coche no reacciona y tiende a irse recta, hacia el exterior de la curva, o lo que es lo mismo, el coche «se va de morro». El error más habitual en esta situación es el de dar un volantazo intentando hacer que el coche gire. Pero en realidad hay que evitar esa reacción, y en su lugar soltar progresivamente el acelerador mientras reducimos el ángulo de giro del volante.

Al mismo tiempo, actuaremos sobre el freno con delicadeza, aunque dispongamos de antibloqueo ABS, que evitará el bloqueo de las ruedas pararecuperar el control del coche. Si no disponemos de él, soltaremos el acelerador poco a poco, dando pequeños toques de freno. Ambas acciones pueden llegar a convertirse en sustituto del ABS, a base de habilidad al volante. Aún con más pericia, accionaremos el freno de mano con mucho «tiento» si éste actúa sobre las ruedas traseras y no es eléctrico. Pero ten cuidado, ésta ya es una solución para auténticos «manitas».

El subviraje es la situación más típica, pues la mayoría de los coches no solo tienen motor delantero, sino que la fuerza se transmite a las ruedas delanteras. Si nuestro vehículo es de tracción trasera o propulsión será más difícil un comportamiento así.

Sobreviraje

El «sobreviraje» es lo que conocemos comunmente como «hacer un trompo». Si el coche se pasa («sobre») de viraje, la parte trasera del vehículo desliza hacia el exterior de la curva, provocando un efecto habitual en las carreras, un giro sobre sí mismo.

Esto sucede así porque los coches de competición suelen montar tracción y motor traseros (son de propulsión). También en coches de calle hay deportivos «todo atrás» o pseudodeportivos con motor delantero y propulsión. En ambos casos, si el conductor pisa el acelerador en curva de forma excesiva, el automóvil perderá la trayectoria, deslizando la zaga hacia la tangente del giro. El morro describirá un ángulo de giro pequeño hacia el interior, virando demasiado.

Para neutralizar el sobreviraje haremos contravolante; es decir, giraremos el volante en la dirección en la que se vaya la zaga del coche. A la vez, levantaremos el pie del acelerador, pero no totalmente. Después reduciremos de forma progresiva el giro del volante hasta dejarlo centrado, acelerando sin brusquedad en la última fase de la corrección para ganar tracción. Esta última fase será más eficaz si el coche es de propulsión, pues en ese caso acelerando ligeramente y de forma progresiva la zaga derrapará de manera controlada, aunque hablamos de cierta técnica al volante.

Eso sí, debes tener cuidado pues el sobreviraje tambien puede suceder en un vehículo de tracción delantera. Ante este tipo de casos, los expertos son capaces de conseguir un derrapaje controlado mediante un ligero toque con el freno de mano. Para el común de los mortales, en caso de duda soltaremos el acelerador progresivamente sin tocar el freno, menos aún el de mano si es eléctrico o actúa sobre las ruedas delanteras.

Los sistemas de seguridad de los automóviles modernos no son un seguro de vida, por muy innovadores que parezcan: ayudan en caso de pequeños despistes, aunque no evitan un accidente si viajamos de forma irresponsable. No obstante, dispositivos como el control de estabilidad (siempre debe ir conectado, para lo cual la luz o testigo del cuadro al que hace referencia tiene que ir apagada) compensan en gran medida situaciones de sobreviraje y subviraje.