El sistema de retención infantil que salvará la vida a las familias numerosas

Rivekids mejora la seguridad de los más pequeños y está desarrollado y fabricado íntegramente en España

Madrid/ValladolidActualizado:

La empresa de ingeniería vallisoletana Rivekids participa en la feria internacional de automoción Motortec Automechanika Madrid, donde muestra su innovador producto Rivemove, que permite ganar espacio en las plazas traseras de vehículos en caso de llevar sistemas de retención infantil (SRI) y al mismo tiempo mejorar la seguridad, que cumple ahora dos años y del que ha vendido ya 7.000 unidades en diversos países del mundo.

Rivecar, un coche partido a la mitad

Para explicar su funcionamiento, acude al certamen con el Rivecar, su «gran pantalla interactiva» que consiste en la parte trasera de un coche literalmente partido a la mitad en el que se pueden observar los asientos donde se ubican los SRI y demostrar las ventajas que proporciona este producto, con el que se persigue «democratizar la seguridad vial» y contribuir al objetivo «cero víctimas» en accidentes de tráfico.

«RiveMove es el espejo de un sueño, el sueño de aportar un plus de seguridad al conjunto de ocupantes de la parte trasera de un vehículo cuando al menos hay una silla de coche para bebé», ha señalado el fundador de Rivekids y CEO de la empresa, José Lagunar, quien ha añadido que el dispositivo «es solo el reflejo de mucho entusiasmo y mucho trabajo para conseguir una tecnología que sí ayuda a las familias en sus viajes diarios».

Lagunar considera «simplemente emocionante» para esta pequeña empresa alcanzar estas cifras, «gracias a un gran equipo que lucha día a día para conseguir reducir las muertes por accidente de tráfico», ya que la inmensa mayoría de las familias adquieren el producto para ganar espacio en el vehículo, aunque Rivekids «trabaja por la seguridad y ese espacio es la consecuencia de la búsqueda constante de la mejora en seguridad».

La presencia de la empresa coincide con el segundo aniversario de Rivemove, en continuo proceso de mejora, que consiste en un dispositivo que se ancla al sistema ISOFIX, desplaza las sillas de de coche infantiles hacia la puerta y permite optimizar así el espacio de las plazas traseras, pero además mejora la seguridad en caso de accidente con una reducción de hasta un 20 por ciento el daño que se puede producir en la cabeza (técnicamente conocido como Criterio de Comportamiento en Cabeza HPC15).

Esta pequeña empresa, que cuenta con menos de diez empleados, ha vendido ya más de 7.000 unidades, cerca de un 10 por ciento fuera de España gracias a un proceso de internacionalización que la ha llevado a distribuir en casi una veintena de países, la mayoría de la Unión Europea, pero también en buena parte de América, con las patentes correspondientes en Estados Unidos, Canadá y Méjico.

Para ello cuenta con diversos distribuidores, el último incorporado en Reino Unido y, como curiosidad, Rivemove ha llegado a lugares como Shanghai o Dubai. Destaca el hecho de que además de su desarrollo completo se ha llevado a cabo en Valladolid y se fabrica íntegramente en la localidad vallisoletana de Íscar.

Investigación por la seguridad vial

El empeño por la mejora de la seguridad vial motiva a la empresa para continuar con su labor, por lo que además de un trabajo para mejorar el atenuador de energía incorporado en el RiveMove la empresa tiene abiertas otras líneas de investigación en seguridad pasiva infantil como un proyecto sobre latigazo cervical en niños.

En el marco de este trabajo por la seguridad vial y contribución a reducción de las víctimas de accidentes, Rivekids desarrolla una importante labor de formación en materia de seguridad vial dirigida tanto a padres como a niños (más de 1.000 a los que se les han impartido charlas y nociones), además de a efectivos de cuerpos de seguridad vial (más de 400) sobre nociones en torno a la seguridad pasiva infantil.

Además, Rivekids participa en multitud de congresos en torno a este tema y colabora con instituciones, administraciones y asociaciones, además de formar parte de la comisión de Educación en la Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil (AESVI) y en la mesa de la Seguridad Vial de la ciudad de Valladolid.