Las restricciones por contaminación provocan un aumento en el número de multas

El exceso de velocidad es el hecho denunciado más frecuente durante 2018

MADRIDActualizado:

El exceso de velocidad es la infracción que se lleva el grueso del porcentaje de las sanciones impuestas a lo largo de 2018, pero nuevos factores ligados a la movilidad y a la contaminación han provocado que en el balance del año hayan crecido el número de multas recibidas por los conductores.

Según el análisis realizado por Pyramid Consulting entre las más de 375 000 multas gestionadas a lo largo de 2018, una vez más, el exceso de velocidad es el hecho denunciado más frecuente, representando el 31.20% de las multas tramitadas.

En este balance han influido los radares Veloláser, puestos en funcionamiento durante 2018. A este nuevo elemento hay que sumar también la actuación de los «Pegasus», los tradicionales radares fijos y móviles, así como los radares de tramo.

Las siguientes multas más comunes también son un clásico: las de aparcamiento. Tanto es así, que suponen el 20% de las sanciones gestionadas. Cabe recordar que dentro de este tipo de multas se encuentran desde el estacionamiento en zona prohibida (considerada grave y que supondría 200 euros de multa) hasta las multas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), que pueden ser entre 30 y 90 euros.

Tras el exceso de velocidad y el aparcamiento figuran las multas por Circular por Áreas de Prioridad Residencial (APR) (15.55%); circular por sitio prohibido (6.66%); pasar los peajes sin abonar el pago correspondiente (4.74%); no obedecer señales verticales de prohibición u obligación (2.66%); circular sin autorización (2.26%); incumplimientos (en su mayoría, hace referencia a no haber identificado al conductor infractor en tiempo y forma; suponen un 1.83% del total); apremios (1.19%); rebasar un semáforo en rojo (0.80%); falta de documentación (0.21%); no haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos ITV (0.16%); utilizar el móvil u otros dispositivos electrónicos al volante (0.14%).

Restricciones por contamianción

Llegados a este punto, nos encontramos con un nuevo punto destacado en cuanto a las multas, porque el 0,05% de las sanciones gestionadas por Pyramid Consulting se refieren a estacionar incumpliendo las restricciones por alta contaminación. Esto supone un incremento notable en este campo, ya que el año previo, el 2017, su número fue muy pequeño.

Le siguen las multas a los profesionales del transporte (0.05%); multas por conducir con presencia de drogas en el organismo (0.03%); conducción temeraria (0.03%); conducir sin los elementos de seguridad de cinturón o casco (0.02%); estar implicado en un accidente y no colaborar (0.01%) y, finalmente, conducir bajo la influencia del alcohol (0.01%).

El 12.41% restante responde a otros hechos denunciados, si bien cada uno de ellos supone un porcentaje demasiado bajo como para ser destacado.

Aumento de recaudación

El crecimiento del parque móvil, el aumento de las restricciones, la reducción del límite de velocidad son factores que llevan a esperar que siga aumentando el número de sanciones.

Así, la DGT ya está cambiando en las carreteras convencionales de un solo carril el límite de velocidad; donde antes se podía circular a 100 km/h, ahora tendremos el límite en 90. Además, se espera que se establezca el límite en centros urbanos en 30 km/h (lo cual supondría perder puntos por conducir a 51 km/h), aumenta también la detracción de puntos en determinadas sanciones como utilizar el móvil al volante…

Por todo esto, se espera un aumento exponencial de las sanciones y, en consecuencia, de la recaudación, tanto de Tráfico como de los distintos ayuntamientos.