Renting: qué es, a quién interesa y cuáles son sus ventajas e inconvenientes

En el primer cuatrimestre del año, esta modalidad, que supone el pago mensual por uso del vehículo -incluyendo seguro y mantenimiento- y sin entrada ha matriculado 96.110 vehículos, y ya supone el 17,93% de las ventas totales

Actualizado:

El renting ya es una realidad consolidada en nuestro país, gracias a las ventajas que ofrece para pequeñas, medianas y grandes empresas y al creciente interés por parte de los particulares. En los cuatro primeros meses del año las matriculaciones de esta modalidad, que permite el disfrute de un vehículo mediante el pago de cuotas mensuales, han crecido un 13,47%, hasta los 96.110 vehículos.

La cifra supone ya el 17,93% de las ventas totales de vehículos en España. En paralelo, la oferta también ha continuado creciendo, hasta alcanzar las 581.305 unidades al finalizar abril, un 13,21% del total. Una cantidad que garantiza que, cualesquiera que sean las necesidades del conductor, tendrá un vehículo disponible para satisfacerlas.

«En la sociedad española se ha disipado el miedo, y el renting ya no se limita a las grandes corporaciones, sino que se despereza en las pymes y los autónomos, antes de estirarse por completo también entre los particulares», explica Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos.

Precisamente AER celebra este 2018 su 20 aniversario, un período en el que ha tenido que hacer una ingente labor didáctica para consolidar un modelo que choca con la tradicional preferencia a la propiedad -tanto en vivienda como en automóvil- que históricamente ha dominado al mercado en nuestro país. «No faltaron reticencias y resistencias», recuerda García. «Por ello, los primeros pasos se dieron de la mano de las grandes empresas, principalmente de las multinacionales».

Los últimos datos demuestran que el peso ya se reparte de forma mucho más equitativa entre los diferentes actores. Así, si en 2015 las empresas suponían el 81% del total de usuarios, en 2017 este peso ya había descendido hasta el 70,98%, pese a que el número de nuevas matriculaciones se ha disparado de 55.868 a más de 100.000 unidades, según datos de AER publicados en su última memoria anual.

Renovación permanente

Parte de este crecimiento se debe a la actual etapa de incertidumbre que atraviesa el sector, y que también afecta a los compradores. Temen, por ejemplo, que su vehículo diésel sufra algún tipo de restricción, pero también consideran que un eléctrico carece todavía de suficiente autonomía para satisfacer sus necesidades diarias. Ante ello, las ventajas de un sistema que permite cambiar de vehículo cada pocos años son evidentes, y explican en parte que, por ejemplo, la cuota de vehículos eléctricos sea en el renting superior a la media: 0,87% frente a 0,42% de la media del mercado.

Por definición, el renting transforma la concepción del automóvil, de un bien aun servicio. A cambio de una cuota mensual, y sin entrada, permite disfrutar de un coche con todos los gastos fijos incluidos, como el mantenimiento, el seguro o el cambio de neumáticos. Además, aunque no incluye, por ejemplo, el precio del carburante consumido, el margen negociador de las compañías de renting permiten obtener bonos de descuento en estaciones de servicio. Al finalizar el período contratado, el cliente puede optar por adquirir el vehículo si está satisfecho o sustituirlo por otro nuevo, más acorde a sus nuevas necesidades.

Ventajas para empresas

Para las empresas, el renting también presenta grandes ventajas. «Proporciona seguridad en el gasto y la posibilidad de adecuar la dimensión de la flota a las necesidades del negocio», explican desde ALD Automotive. Así, dado que el gasto se ejecuta mensualmente, permite mayor liquidez en tesorería al tiempo que libera recursos financieros. También mejora el balance, ya que el renting se contabiliza como gasto y no como activo, y ofrece ventajas fiscales para empresarios y autónomos a la hora de tributar gracias a las deducciones a la hora de satisfacer los tributos por Sociedades o IRPF.

Al permitir un mayor acceso a vehículos nuevos, de menores consumos, el renting permite incrementar la eficiencia y reducir el impacto al medio ambiente. Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), los vehículos de renting han ahorrado en España el consumo de 105 millones de litros de combustible y la emisión de 121.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a lo que absovería un bosque con seis millones de árboles en cuatro años. Estos vehículos, al ser más nuevos, también incorporan los últimos avances en materia de seguridad. «Son los mejor dotados en términos de dispositivos de seguridad», resalta Agustín García.

La tendencia al alza del renting continuará durante los próximos años, según las estimaciones del sector, que prevén que en 2021 uno de cada cinco vehículos matriculados en España pertenezca a esta modalidad. En este crecimiento tendrán un papel fundamental los particulares y autónomos, cuyo peso se ha triplicado desde 2015, con un incremento del 194,75%. Además, según la AER, la pequeña empresa -con un parque de entre 1 y 4 vehículos- es precisamente la que más ha contribuido en los últimos años al crecimiento del parque, que desde 2015 ha aumentado un 23,26%.

«Este cambio de tendencia es un claro exponente de que la sociedad española también está cambiando y se abre a nuevas fórmulas, que a la postre son más comprometidas y más sostenibles», resume García, que resalta que el renting ha llegado para quedarse.