Los principales errores cuando viajamos en coche en Semana Santa

Revisar el coche y colocar bien las maletas pueden evitar muchos sustos durante las vacaciones

MADRIDActualizado:

El año pasado, más de 15,5 millones de desplazamientos se produjeron durante la Semana Santa. Además de revisar el mantenimiento del coche para viajar con mayor seguridad y con em menor consumo, un aspecto como la colocación de los bultos y equipajes es algo que suele dejarse para última hora.

Siempre conviene realizar una concienzuda revisión al coche, especialmente aquellos elementos relacionados con la seguridad. Así, deberemos chequear el vehículo cuando se va a realizar un desplazamiento de larga duración, como puede ser uno de los desplazamientos de centenares de kilómetros habituales en estas fechas. A comprobar: nivel de aceite, estado de los neumáticos, suspensión, luces y frenos.

Antes de iniciar el viaje, y con el objetivo de evitar encontrarnos problemas como grandes atascos o condiciones adversas (lluvia nieve, niebla), es recomendable escuchar las predicciones de tiempo y tráfico. En caso de mal tiempo, es conveniente retrasar el viaje.

Una vez en marcha todo debe estar en su sitio: desde la posición de los pasajeros con sus respectivos sistemas de seguridad, hasta los pequeños objetos y la carga del vehículo. Pero según los estudios consultados por Tallerator, en la mayoría de los casos se viaja con sobrecarga por excesivo equipaje o con una mala colocación del mismo.

Para viajqar con la mayor seguridad posble hay por lo tanto que tener en cuenta que no se deberían llevar objetos sueltos en el interior del coche. No suele prestarse mucha importancia a lo que llevamos en el habitáculo: monedas, peluches, carpetas… Toda una serie de objetos que son un peligro real en la seguridad vial. Casi la mitad de los vehículos llevan objetos en el habitáculo sin sujeción, que pueden convertirse en unos peligrosos ovnis que pueden volar por el habitáculo en caso de producirse maniobras bruscas. Según un informe del RACE, un objeto puede llegar a adquirir un peso equivalente de hasta 50 veces su masa en caso de una frenada fuerte, saliendo disparado y poniendo en peligro la integridad de los ocupantes.

Los fabricantes ofrecen nuevos modelos repletos de compartimentos de todo tipo. Espacios muy útiles que evitan llevar objetos sueltos, pero que, en la práctica, nos “olvidamos” de utilizar. Hasta siete de cada diez españoles reconoce no utilizar todos los compartimentos portaobjetos.

Otro de los grandes errores consiste en no colocar lo más pesado primero, aunque este error no es tan habitual. La inmensa mayoría de los conductores aplica un determinado orden de colocación del equipaje en el maletero, teniendo en cuenta que se deben colocar los bultos más pesados y voluminosos en primer lugar. Si puede ser, en las partes inferiores y en el centro del maletero. Con ello se favorece que el centro de gravedad del coche sea lo más bajo posible, favoreciendo la estabilidad durante el viaje.

También conviene no llevar más de lo que necesitermos. «Por si acaso» es, literalmente, la respuesta más utilizada por los españoles para justificar el error de cargar el coche con elementos innecesarios. Nos debemos concienciar que buena parte de la carga no la llegamos a utilizar durante el periodo vacacional. Por tanto, se debe llevar lo necesario, así de simple.