El Peugeot 205 recibe el premio al mejor coche de los años ochenta

Salón ClassicAuto de Madrid fue la ocasión elegida para dar a conocer y entregar el galardón «Golden Car of the Year»

MADRIDActualizado:

Lanzado en 1983, el Peugeot 205 marcó un antes y un después en la historia de la marca, y no sólo por sus más de 5 millones de unidades vendidas en sus 15 años de comercialización. Este clásico de los años 80, y el primer vehículo para muchos conductores actuales, ha logrado un importante reconocimiento, el «Golden Car of the Year».

El Salón Classic Auto de Madrid fue la ocasión elegida para dar a conocer y entregar el galardón «Golden Car of the Year» al vehículo más emblemático de la década de los 80. El Peugeot 205 se alzó como icono automovilístico de una época en la que surgieron muchos modelos considerados como míticos por los amantes del motor.

Comercializado entre 1983 y 1998, el Peugeot 205 entró en la leyenda por su diseño moderno y adelantado a su tiempo, su aire desenfadado y su fiabilidad, que le convirtieron en un modelo omnipresente en nuestras calles y carreteras y que supo ganarse a toda una legión de incondicionales.

El 205 logró en el año 1985 el Premio al Mejor coche del Año ABC. En aquel año el jurado de este prestigioso galardón entendió que el modelo aportaba una imagen nueva y moderna entre los coches del segmento de los utilitarios, y la aceptación por parte del público fue inmediata, tanto en España como en toda Europa. Su gama de motores y carrocerías ha sido amplísima a lo largo de su vida. Podíamos comrar uno desde 727.600 pesetas. El Seat Ibiza lograba el segundo puesto, y el Renault 11 quedaba tercero en la clasificación.

Este vehículo supo conectar con las necesidades y las preferencias de los clientes, como demuestran los 5.278.300 Peugeot 205 que se vendieron en sus 15 años de vida comercial. Se anticipó al concepto de «automóvil global», al fabricarse en 7 plantas situadas en tres continentes, entre ellas el centro de Madrid del Grupo PSA.

Eduardo García Nieto, director de comunicación de Peugeot, junto al peugeot 205 galardonado
Eduardo García Nieto, director de comunicación de Peugeot, junto al peugeot 205 galardonado

Un elemento clave en el surgimiento de la “Leyenda 205” fue su vocación deportiva, tanto en competición como en versiones de serie que se han convertido en un mito. El Peugeot 205 T16 hizo historia al proclamarse Campeón del Mundo de Rallies en 1985 y 1986, cerrando de la mejor manera la época de los Grupos B en la máxima competición. Tras cambiar la reglamentación de la FIA, probó la aventura africana y se impuso en el Rally Dakar en dos ocasiones, en 1987 y 1988. Esta saga victoriosa sigue viva dentro de la marca, que mantiene la referencia T16 en algunos de sus vehículos de competición.

Fuera de la máxima competición, el Peugeot 205 GTi ofreció adrenalina y emociones fuertes en la vida diaria, con sus versiones 1.6 de 125 CV y su 1.9 de 130 CV, que son la inspiración directa de los Peugeot 208 y 308 GTi by Peugeot Sport, presentes en la gama actual. Además, el 205 tuvo en su catálogo la versión Rally, más económica, pero con la misma obsesión por reducir el peso del vehículo y optimizar sus prestaciones.