Los peatones que se bajen del coche sin chaleco reflectante, en el punto de mira de tráfico

La sorpresa de encontrarse con un peatón de pronto o un coche sin advertirlo, nos hace más propensos a reaccionar de mala manera

MadridActualizado:

Tráfico quiere acabar con los atropellos y accidentes prevenibles debido al factor humano. Es común encontrarse peatones que circulan por carreteras tras averiarse su vehículo o tener un percance, para los que ya existe la obligatoriedad de llevar el chaleco reflectante. Sin embargo, aunque hasta ahora han hecho la vista gorda, a partir de ahora se comenzará a multar a aquellos que no lo utilicen.

Desde Cosas de coches detallan que la aplicación exhaustiva de la norma comenzará en la Comunidad Autónoma de Galicia. Una región en la que muchas veces es posible encontrarse a los habitantes de pequeñas aldeas y pueblos desplazándose entre los núcleos urbanos por las carreteras. Y la mayor parte de estas carreteras tienen muy poco tráfico. Puede parecer que las hace más seguras, pero nada más lejos de la realidad. La sorpresa de encontrarse con un peatón de pronto o un coche sin advertirlo, nos hace más propensos a reaccionar de mala manera.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el año pasado fallecieron 135 peatones por atropello, 44 más que en 2017. Estas víctimas son las contabilizadas en vías interurbanas y fallecidas en las 24 horas posteriores al siniestro. La mayor parte de ellas se producen en carreteras de segundo orden como las que vertebran las provincias gallegas.

Está será el arma de la administración, unido a las sanciones, para evitar que el número de fallecidos continúe aumentando. En Galicia, se realizará una campaña con el objetivo de concienciar a los vecinos de la importancia del uso del chaleco reflectante. Otra forma de ayudar a que la gente haga uso de los chalecos reflectantes será el reparto de 700 unidades. Todas ellas entre la población de los núcleos rurales, donde acostumbran a pasear por las carreteras.

Cabe recordar que este no es un problema solo de quienes se desplazan entre poblaciones andando, también lo es para aquellos que tienen un problema con el coche en la carretera tal como un pinchazo o una avería. Es en estos momentos en los que están cambiando la rueda o esperando a la grúa cuando se producen los atropellos.