Lluvia, alergias y animales: los peligros de conducir en primavera

La nueva estación trae una serie defactores a los que hay que prestar atención cuando nos ponemos al volante

Actualizado:

Tras las inclemencias asociadas al invierno, cono el hueli, la nieve y el frío, los conductores no deben de tomarse la conducción con tranqulidad, ya que la primavera también tiene asociados determinados peligros que nos pueden poner en una situación comprometida cunado vamos al volante.

Desde HTMBoxes nos recuerdan que la conducción puede entrañar una serie de problemas para la seguridad debidos a múltiples factores, teniendo en cuenta que, después de un invierno poco lluvioso y, además, como tónica general, la primavera es la estación en la que se concentran mayor cantidad de precipitaciones. Incluso, es posible encontrarse con una inesperada granizada. Por este motivo, hay que extremar la seguridad en este aspecto.

Animales sueltos e insectos

Con la llegada del buen tiempo, son muchos los que se animan a realizar excursiones y adentrarse en carreteras que bordean montañas o parajes. En este contexto, es fácil que el conductor se tope, en mitad de la carretera, con un «peatón» inesperado, como jabalíes en la calzada, liebres o demás animales. Del mismo modo, hay que tener en cuenta que los animales son más activos en las primeras horas del día y al anochecer. Estar atento y conducir con cuidado por zonas en las que puede ocurrir esto, es la clave.

La primavera es conocida por sus temperaturas suaves, que incitan a que se prescinda del aire acondicionado y se decida bajar las ventanillas del coche para respirar aire puro. Sin embargo, esta situación puede traer consigo la presencia de un «compañero de viaje» no deseado, como una avispa, moscardón, o cualquier otro insecto.

Desde «Circulaseguro» nos recuerdan que es más probable que un insecto entre en nuestro coche si circulamos por una carretera secundaria, que por la ciudad. En cualquier caso, lo primero que tenemos que evitar es ponernos nerviosos y reaccionar de forma brusca.

El primer consejo es muy fácil de decir si no les tienes pavor a las avispas, pero en el coche tienes muchas papeletas de que te toque a ti, o a un acompañante.

Lo mejor es detener el coche y abrir las ventanillas, las puertas e intentar que el insecto salga del habitáculo. Si llevas pasajeros, lógicamente q ue salgan ellos también, y si levas algún bebé o niño pequeño, que sea tu prioridad. Si estamos en carretera, procuremos que todo el mundo esté seguro antes de proceder a hacer nada más, y esto significa que, al menos, hayamos salido de la vía para detener el vehículo.

Abrir las ventanillas en marcha para que el animal salga, no es la mejor de las ideas. El insecto probablemente preferirá quedarse dentro antes de enfrentarse a la «turbulencia” que entra por la ventanilla. Es mejor bajar la velocidad y, entonces, abrir las ventanillas. Eso conlleva el riesgo de que nos podemos distraer.

Es bueno revisar bien antes de iniciar el viaje si tenemos algún insecto dentro. No tiene por qué ser avispa o abeja, una mosca nos puede distraer y hacer que provoquemos un accidente.

Alergias

Otro de los posibles inconvenientes en la conducción que está ligado a la primavera son las alergias. Pueden ser un gran problema mientras se circula, puesto que los estornudos, ojos lagrimosos y demás síntomas, pueden influir en la conducción.

Por último, el sol empieza a ser cada día más fuerte y las horas de luz se alargan. Por esto, es importante tener siempre a mano las gafas de sol, y no llevarlas en la guantera. Si no se hace de ese modo, al buscarlas el conductor se distraerá en la conducción.