Así se hacen la pruebas de choque de Euro NCAP

Cuatro coches de cada modelo son sacrificados para realizar las famosas pruebas de choque

MADRIDActualizado:

Euro-NCAP es un programa de seguridad para automóviles apoyado por varios gobiernos europeos, los fabricantes más importantes y organizaciones relacionadas con el sector automoción de todo el mundo. Sus famosas «estrellas» son uno de los medidores más fiables y que pueden hacer que el posible cliente se decante por uno u otro modelo.

Este organismo se creó en 1996 con la intención de mejorar la seguridad de los vehículos que se lanzan al mercado año tras año. Desde el inicio, EuroNCAP decidió que su puntuación otorgaría más estrellas a los vehículos que obtuviesen mejores puntuaciones en cada apartado, siendo cinco el número máximo de éstas.

Es imposible que esta organización someta a ensayos todos los vehículos que se lanzan al mercado y tampoco resulta viable probar todas las variantes que ofrecen los fabricantes de cada vehículo. Por ello para lograr una información lo más amplia posible todos los años se realiza una selección de los modelos más relevantes y populares y se valoran cuatro áreas: la protección de adultos, protección de la infancia, protección de los peatones y asistentes de seguridad.

Los coches se compran de forma anónima

Se necesitan hasta cuatro vehículos para sus evaluaciones. Cuando un modelo sale a la venta este organismo suele adquirirlo directamente a través de concesionarios. Los vehículos se compran de manera anónima, ya sea en uno o varios establecimientos de venta de la marca.

Si todavía no están a la venta realizan una visita a la fábrica y escogen los vehículos de forma aleatoria. Si se ha producido algún cambio de producción desde que se fabricaron los vehículos, como puede ser el caso de una modificación a algún elemento del equipo de seguridad, el fabricante puede solicitar que la pieza en cuestión se agregue al vehículo. Esto garantiza que los resultados sean representativos de los vehículos que se están fabricando en ese momento. En la mayoría de los casos, se trata de vehículos nuevos que acaban de salir al mercado. Sin embargo, Euro NCAP también realiza ensayos con vehículos que ya llevan varios años en el mercado.

Cuando se elige un vehículo para su ensayo, el organismo europeo solicita al fabricante información sobre la variante más vendida y el equipamiento de seguridad disponible en toda Europa. A partir de estos datos se determina la versión con la que se van a realizar los ensayos. Esta versión contará con un equipamiento de seguridad calificado como «estándar». En algunos casos excepcionales se permite la presencia de tecnología opcional en la variante de ensayo, pero únicamente si esta opción está disponible en unporcentaje muy elevado del número todal de vehículos a la venta y solo durante un breve período de tiempo.

Se realizan pruebas de impacto frontales (a 50 y 64 km/h), laterales (a 50 km/h) y laterales contra un poste (a 32 km/h). La valoración de estrellas se determina a partir de una serie de ensayos. Estas pruebas representan, de forma sencilla, escenarios de accidentes reales que podrían causar lesiones o la muerte, tanto a los ocupantes como a otros usuarios de la carretera y peatones.

Para determinar el «Best in Class» se suman las puntuaciones en cada una de las áreas de evaluación: ocupante adulto, ocupante infantil, peatones y asistencia a la seguridad. Esta suma se utiliza como base para comparar los vehículos. Los vehículos se evalúan para el «Best in Class» según su equipamiento de seguridad de serie, sin incluirse por lo tanto elementos adicionales basados en el equipamiento opcional.

Toda organización que forma parte de Euro NCAP patrocina la evaluación de al menos un modelo de vehículo por año. Es posible que elijan un vehículo que sea relevante dentro de su mercado local o uno que tenga una importancia particular para un sector específico del mercado. Asimismo, los fabricantes automotrices pueden patrocinar sus propios vehículos. Se sigue exactamente el mismo proceso en ambos casos.