La guerra al diésel compromete la fabricación en España de 15 nuevos modelos

Los coches de gasóleo han perdido seis puntos porcentuales de cuota de mercado en lo que va de año

MADRIDActualizado:

Los vehículos diésel han perdido seis puntos porcentuales de cuota de mercado en lo que va de año. Pero, además, los recién comprados están disminuyendo drásticamente su valor residual, con el impacto negativo que este descenso tiene tanto en los particulares como en las empresas.

Según la Asociación Nacional de Fabricantes ANFAC, este descenso de cuota revierte sobre todo en la compra de vehículos de gasolina, que han ganado casi cinco puntos porcentuales este año. El incremento de ventas de estos automóviles, con mayores emisiones de CO2, impacta contra los objetivos de reducción de emisiones de CO2 y dificulta la lucha contra el cambio climático, una de las metas claves expresadas por el Gobierno.

Estos vaivenes bruscos de la demanda afectan a las fábricas productoras de vehículos, que ensamblan más de 1,4 millones de vehículos diésel y dos millones de motores al año. Las líneas de producción españolas se adecúan con bastante flexibilidad a la demanda pero los picos impactan sobre su planificación, la amortización de sus inversiones y sus acuerdos con proveedores, con la consecuente reducción de su competitividad.

En este sentido, España ha recibido, para los próximos 18 meses, adjudicaciones de 15 nuevos modelos, de los que la mitad vienen con versiones alternativas (híbridos, eléctricos y gas). Según Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, «si el mercado sufre distorsiones fuertes de la demanda, estos picos impactan en la planificación y producción de las fábricas, lo que afecta a su competitividad presente y a su atractivo futuro».

Así, según el director general de Hyundai España, Leopoldo Satrústegui, aseguró hoy que «atacar al diésel en España es atacar a la industria del automóvil», ya que el 40 % de los vehículos que se fabrican en el país son de gasóleo.

En la presentación de la cuarta generación del Hyundai Santa Fe, en Granada, el directivo ha expresado su confianza en que el «miedo al diésel» se estabilice en los próximos meses. Para Satrústegui la mejora de la calidad del aire en las ciudades no pasa por acabar con los vehículos diésel en general, ya que son y seguirán siendo más eficientes que los de gasolina.

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes consideran imprescindible, para trabajar en el desarrollo de la movilidad cero y bajas emisiones, «que se activen los programas MOVALT y VEA y que se dinamice la figura del gestor de carga».

De este modo, se estimulará la demanda de vehículo alternativo. «Un mercado fuerte, con cuotas de mercado de vehículos alternativos en crecimiento, y unas fábricas competitivas y flexibles, adaptadas a las nuevas tecnologías, reforzarán la presencia industrial de España y atraerán nuevos modelos a sus líneas de producción, que ya contarán con versiones alternativas y tecnologías de futuro», explicó Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC.