Ideal

El extraño cruce que puede «atrapar» tu coche

En una calle de Granada, los vehículos que miden más de 1,5 metros, no consiguen avanzar

MadridActualizado:

El cruce de las calles Oidores y San José Alto, en Granada, ha inmovilizado ya a decenas de coches a lo largo del año. Vehículos de distintos tamaños y marcas pero que coinciden en una cosa: miden más de 1,5 metros de ancho. «Desde enero de 2019 se han encajado quince coches», explica María Morales, propietaria de la casa que hace esquina en la calle en cuestión.

Tal y como recoge el Ideal, los propietarios indican que el tránsito de vehículos se incrementa en vísperas de fiestas porque la mayoría de los coches son de turistas que buscan los apartamentos y hoteles de la calle San José Alto, y no saben lo que se van a encontrar hasta que ya no hay marcha atrás. «El GPS les manda por aquí y se dan cuenta de que no pueden pasar cuando ya están encajados», cuenta Morales. «En una ocasión, llegaron una pareja de alemanes. Al apreciar que no podían ir ni para adelante ni para atrás, se empezaron a agobiar porque era imposible abrir las puertas. La mujer consiguió salir por el maletero pero el hombre se quedó dentro del coche con el aire y la música puesta intentando relajarse durante más de dos horas, el tiempo que tardó la grúa en sacarlos de la calle», relata Morales.

Ideal
Ideal

El diario detalla que los vecinos de Granada han decidido poner refuerzos de hierro en las tuberías del agua y del gas, para evitar que los «inconscientes» arranquen los suministros pero, dicen, «esto no es una solución». Y ya se han dirigido en varias ocasiones al Ayuntamiento para pedir un remedio. «Solicitamos por escrito una solución y con el tiempo lo único que hicieron fue colocar un disco indicando el estrechamiento. Posteriormente volvimos a comunicar alguna otra incidencia grave, obtuvimos por respuesta que ya se había solucionado anteriormente con la colocación del disco», explica Morales.

Aunque ya se ha colocado una señal de prohibición a todo vehículo que supere el 1,5 metros, los problemas se siguen sucediendo. «Después de darle muchas vueltas, pensamos que la solución para este embudo sería colocar una pilona movible al principio de la calle, de esta manera los que vengan no pueden pasar», concluye la dueña de la casa.