TECNOLOGÍA

Esta es la avería de tu coche según el color del humo de escape

Detecta desde una puesta a punto defectuosa hasta un problema bastante más importante y caro a la hora de ser reparado

MADRIDActualizado:

El humo del tubo de escape, por su color y olor, sirve como detector de distintos tipos de averías que pueden surgir en el coche, según un informe de Autocasion.com.

Este informe señala que si el humo es blanco y espeso a la puesta en marcha y se desvanece luego es el aviso apunta a un fallo en la puesta a punto del sistema de inyección diesel.

No obstante, si el coche no dispone de esta bomba de inyección, sino de un dispositivo common rail (conducto común), hay que sondear la posibilidad de un problema en algún precalentador, provocado porque la a cámara de combustión esté demasiado fría.

El humo blanco es normal que aparezca al iniciar la marcha, especialmente en invierno, pues se trata de restos de agua depositados en el tubo de escape.

Si este tipo de humo se mantiene, puede deberse a un fallo de refrigeración al entrar en el cilindro parte del anticongelante y mezclarse con el combustible.

Si el humo se acompaña de un olor peculiar y de problemas de temperatura, lo más probable es que la avería esté en la junta de culata, una avería que puede suponer desembolsos entre 600 y 3.000 euros.

Un humo azulado con olor a tostado es síntoma de la presencia de aceite en la cámara de combustión, lo que pude deberse a la junta de la culata o al desgaste del turbo, de los segmentos del pistón o de los retenes de las guías de las válvulas.

El humo negro, que suele aparecer al acelerar en los vehículos diesel, se debe a una mala combustión del gasóleo, pues hay un exceso de carburante o una mala pulverización de los inyectores.

Es preciso advertir que si esta incidencia se da durante un instante puede ser normal, pero si se mantiene en el tiempo, puede ser una avería en la válvula EGR, una toma de aire en el colector de admisión, un caudalímetro en mal estado o un filtro de aire demasiado sucio.