Emprendedores andaluces crean Scoobic, el vehículo de reparto sostenible que mejora la calidad del aire y salva vidas

Scoobic, un nuevo modelo de vehículo eléctrico calificado como cero humos, cero atascos y cero ruidos, aúna la agilidad y rapidez de una moto con las posibilidades de carga de una furgoneta (750 litros)

MadridActualizado:

Crear un producto eficiente, no contaminante, eléctrico, que ahorre costes y que reduzca considerablemente los tiempos de entrega fue el objetivo que llevó a Passion Motorbike Factory a crear Scoobic. Se trata de un vehículo con un tamaño intermedio entre una furgoneta y una moto para realizar repartos a domicilio que genera «000 emisiones»: cero humos, cero atascos y cero ruidos.

Scoobic, fabricado por una compañía sevillana afincada en Dos Hermanas utilizando los conceptos de la industria 4.0 (impresión 3D, IOT…), es capaz de transportar un palet de 750 kg de peso hasta la puerta del cliente y puede estacionar, debido a sus dimensiones, en áreas reservadas para motos. Su sistema de arrastre manual le permite, además, convertirse en una plataforma eléctrica para tener acceso a las calles peatonales. Con una autonomía de 300 kilómetros y baterías extraíbles e intercambiables en menos de 4 minutos, Scoobic se convierte en un sistema de reparto eficaz y sostenible, que resuelve los actuales problemas de movilidad que existen en las grandes urbes.

Pero además, con el objetivo de «contribuir a salvar el planeta y crear entornos más saludables», Scoobic está diseñado para reducir los niveles de contaminación, gracias un sistema de electrofiltro de iones que filtra el aire retirando las partículas de carbón que provienen de los motores de combustión. Ese polvo ultrafino negro se comprime a alta temperatura y alta presión y genera «un diamante negro sin valor económico, pero con un alto valor sentimental y social». Solo un Scoobic, funcionando durante 8 horas, puede aspirar más de 20.000 metros cúbicos de aire y volver a emitirlo una vez limpio.

Premio Fundación Mapfre

De hecho, este vehículo ha sido uno de los tres ganadores de la I Edición de los Premios Fundación Mapfre a la Innovación Social , elegido entre cerca de 500 proyectos presentados por investigadores y emprendedores de Latinoamérica y Europa. José María Gómez, co-fundador y CEO de Passion Motorbike Factory, reconoce que «este galardón es importantísimo para nosotros ya que proviene de Fundación MAPFRE, y de una compañía de seguros muy interesada en la seguridad y la movilidad».

«Nuestra idea es desarrollar la aplicación móvil que está destinada a geolocalizar posibles infartos. Será de descarga gratuita y permitirá que cualquier ciudadano pueda generar una alerta para que el Scoobic más cercano pare el reparto y se dirija hacia la ubicación con un desfibrilador. Creemos que esta es la mejor inversión que podemos hacer. Si sirve para salvar una vida, este premio, y Scoobic, ya habrán valido la pena», añade.

Primeras unidades

En la actualidad, se están fabricando las primeras 50 unidades de Scoobic que pasarán a formar parte de la flota de Carrefour y Correos como prueba piloto en la primavera de 2019. A partir de ahí la producción, según sus responsables, se irá incrementando hasta llegar a las 80.000 en el año 2023, destinados principalmente a satisfacer la demanda de los mercados europeo, americano y asiático.

Passion Motorbike Factory, concebido hoy como un laboratorio de ideas que cubre todas las fases previas a la fabricación (I+D+I, diseño, creación de prototipos, homologaciones y patentes), pretende además crear a partir del 2021 su propia ensambladora de vehículos y baterías en Andalucía. Pero la mente inquieta de los responsables de Scoobic no para y ya están diseñando el segundo vehículo denominado MOUSE; un microcamión eléctrico de reparto urbano con capacidad para doce palets.