El Cupra Ateca será el primer modelo de la nueva marca

Cupra se independiza de Seat como marca de vehículos deportivos

La nueva firma, que englobará también la división de competición y carreras de la compañía española, presenta como primer vehículo una versión más radical del todocamino Ateca

BarcelonaActualizado:

Cupra, la división deportiva de Seat, cobra desde este jueves entidad propia como marca independiente. Aunque continuará bajo el paraguas de la compañía española, con sede en Martorell (Barcelona), tendrá a partir de ahora margen de maniobra para desarrollar versiones más radicales de los modelos de Seat o modelos propios.

La nueva Cupra tendrá también su propio espacio en una selección de concesionarios de Seat, unos 260 en toda Europa, a partir de comienzos del año que viene. Además, se inaugurará una tienda enseña (flagship store) en el Paseo de Gracia de Barcelona, a la que seguirán otros concesionarios emblemáticos en grandes capitales europeas.

«Cupra es una gran oportunidad para Seat, para nuestros clientes y para el negocio», ha explicado el presidente de Seat, Luca de Meo, durante la puesta de gala de la nueva marca, en Sitges (Barcelona). El objetivo es diversificar el modelo de negocio de la compañía española, y desarrollar nuevos modelos con mayor rentabilidad por unidad que la gama actual de la marca, enfocada a un público generalista.

De Meo también explicó que Cupra permitirá comercializar modelos en mercados donde hasta ahora Seat no estaba presente, y también llegar hasta un nuevo tipo de público, más exclusivo que el de la marca generalista. Además, el directivo defendió el potencial de Cupra de crear nuevos productos «verdaderamente atractivos».

«Nuestra ambición es multiplicar por dos las ventas en los próximos 4 o 5 años», añadió Wayne Griffiths, vicepresidente comercial de Seat. El año pasado, Seat comercializó 10.000 unidades del León Cupra y León Cupra ST, el único modelo que tenía el apellido Cupra. Griffiths también avanzó que la nueva firma plantea centrar su modelo de negocio en cuatro pilares: distribución, alianzas, competición y producto. Para ello, la marca ha firmado alianzas con pequeños estudios y talleres de diseño, como L. G. R., Trakatan y Fabike, con los que desarrollará vehículos de producción limitada.

El primer modelo de la nueva marca estará basado en el Ateca, el todocamino que recibió el Premio ABC al mejor coche del año 2017. Incorporará un motor gasolina 2.0 TSI de 300CV, cambio automático DSG y tracción total 4Drive, además de detalles estéticos propios, como una parrilla frontal diferenciada, presidida por el logo de la nueva marca. Este está inspirado, según Cupra, «en la actitud de las civilizaciones tribales y refleja los valores que la nueva marca quiere transmitir: pasión, precisión, determinación y valentía».

El Ateca Cupra se dirige directamente a uno de los principales nichos de mercado que pretende cubrir Cupra, el de los clientes que buscan un equilibrio entre el placer de conducción deportiva y el uso diario. «Es el mejor exponente del equilibrio entre la deportividad, el placer de conducir y la facilidad de manejo en situaciones cotidianas», asegura Matthias Rabe, vicepresidente de I+D de Seat.

Cupra TCR
Cupra TCR

Aunque la marca aún no ha confirmado cuáles serán sus siguientes modelos, durante el evento se han mostrado también ejercicios de diseño basados en el subcompacto Seat Ibiza y en el SUV pequeño Arona. «Tienen como objetivo mostrar el potencial de la nueva marca en lo referente a diseño y tecnología, así como la posibilidad de ampliar los elementos Cupra a otros segmentos», ha explicado la marca en un comunicado. Además, Rabe también avanzó su preferencia por desarrollar, en un futuro, una versión Cupra del Arona, «que combine deportividad y funcionalidad». Lo que sí avanzó Wayne Griffiths, vicepresidente comercial de Seat, es que durante los próximos 3 años la marca lanzará siete nuevos modelos, de alto rendimiento y de producción limitada.

Paralelamente, tanto De Meo como Rabe abrieron también la puerta a futuros modelos de gas, híbridos o eléctricos. «Incluso de metano o biogás», precisó el director general de Seat en España, Mikel Palomera. De esta manera, en el futuro Cupra «podría tener un impacto ambiental casi de cero pese a ser una marca deportiva» en el futuro.

Rabbe concretó que Cupra «tendrá acceso a toda la tecnología del grupo Volkswagen», por lo que sus modelos podrían incorporar elementos propios de otros fabricantes del grupo, como Audi o incluso Porsche, al margen de Seat.

Cupra englobará también la división de competición y carreras, que hasta ahora estaba bajo la responsabilidad de Seat Sport. «La nueva marca Cupra permitirá construir un negocio en torno a lo que hasta ahora era la división Motor Sport, que permitirá reinvertir posteriormente lo que hasta ahora se destinaba solo a competición», explicó De Meo. El primer coche de competición de la marca será el Cupra TCR, que competirá de manera oficial en la temporada 2018 del Campeonato Mundial de Turismos.