CONSEJO

Cómo influye el aceite del coche en el consumo de carburante

Un aceite de calidad ayuda a reducir la fricción y a favorecer el ahorro de combustible y reducción de emisiones

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un coche en buen estado ayuda a reducir accidentes y contribuye a la seguridad vial, además de que un buen mantenimiento ayuda a prevenir averías graves y costosas. Además, un aceite de calidad, así como su correcto mantenimiento, ayuda a ahorrar en el consumo de carburante.

Los lubricantes tienen como función minimizar el desgaste de las piezas del motor, canalizar las partículas metálicas surgidas de ese desgaste hacia el filtro, ayudar a la refrigeración y evitar diminutas fugas en el circuito por sus propiedades sellantes.

El período de vida útil de los lubricantes se ha elevado mucho en los coches modernos. Si hace 20 años, la media de cambio estaba en torno a los 5.000-8.000 kilómetros, hoy los fabricantes de vehículos hablan de reposiciones mucho más distanciadas, por encima incluso de los 30.000 kilómetros para sus nuevos modelos. Desde los talleres, consideran que no se debería dilatar más de 15.000 kilómetros el cambio de lubricantes ya que los profesionales notan que los motores sufren en exceso con períodos más largos.

El sector de la automoción se ha consolidado como uno de los más activos en el estudio de nuevos proyectos innovadores encaminados a mejorar la experiencia de los conductores en carretera.

En este sentido, Shell Lubricantes es pionero en el desarrollo de nuevos aceites utilizando la tecnología PurePlus que, en comparación con los aceites base grupo II y grupo III, ofrece un rendimiento superior en términos de protección, fricción y volatilidad.

“Existe la creencia que los aceites de baja viscosidad contribuyen a elevar los consumos de aceite, aspecto que, en la actualidad, en el caso de Shell con lubricantes sintéticos formulados a partir de gas natural, se ha revertido debido a sus niveles inferiores de volatilidad respecto a los aceites tradicionales, utilizados hace unos años. Esto supone que un producto como Shell Helix Ultra ECT C2/C3 0W-30 no sólo resulta beneficioso para vehículos modernos equipados con sistemas START-STOP, sino también en un gran número de vehículos de nuestro parque donde se requieran las especificaciones que cumple dicho producto. Además, su mayor fluidez en frío contribuye a la mejor protección del motor durante el arranque y a bajas temperaturas” afirma Pedro del Amo, Lubricants Technical Advisor de Shell España.

El lubricante Shell Helix Ultra ECT C2/C3 0W-30 se consolida como el primer lubricante de última generación capaz de contribuir a un ahorro en el consumo de combustible de hasta el 2,6%, según el test ACEA M111 FE respecto a un lubricante estándar de referencia, lo que se traduce en un incremento del ahorro del vehículo y de su autonomía de hasta 21 km.

Esto es posible gracias a la exclusiva Tecnología PurePlus (GTL) desarrollada por Shell, mediante la cual se fabrican los aceites base a partir de gas natural, más libres de las impurezas presentes en el crudo y cuyo contenido en moléculas más estables, isoparafinas, es superior al de otros aceites base de grupos II y III, lo que les proporciona mayor resistencia a la oxidación y menor espesamiento del aceite, contribuyendo a reducir la fricción y a favorecer el ahorro de combustible y reducción de emisiones.

Shell Lubricantes colabora con los principales fabricantes de vehículos diseñando junto a ellos los productos del futuro, ya que dentro del proceso de desarrollo “es muy importante conocer las necesidades de los fabricantes para crear aceites que se adapten a las nuevas demandas. En este sentido, la última generación de lubricantes responde a la exigencia de reducir las emisiones de CO2 e incrementar el ahorro de combustible, incluso en los trayectos cortos, proporcionando una mejor protección del motor durante el arranque en frío y a bajas y altas temperaturas” comenta del Amo y añade que “gracias a esto se ha alcanzado la viscosidad más adecuada que muchos fabricantes ya usan para el llenado en fábrica de sus motores”.