Bayona, con un castillo de 2.000 años de historia, es el lugar idóneo para el Peugeot Rifter

El Rifter aspira a abrir el que puede ser un nuevo segmento de la automoción, entre los monovolúmenes y los SUV

BayonaActualizado:

Una bahía protegida en su entrada por las Islas Cíes y un buen número de pequeños islotes que han sido el cementerio de cerca de sesenta embarcaciones que olvidaron enfilar la ruta entre las balizas de señalización, es el camino de entrada por mar al puerto de Bayona. Tras sortear las rocas que se ocultan a la vista a unos centímetros de la superficie y que son como cuchillas para el casco de los barcos, se enfila hacia el fondo de la bahía dejando a estribor (derecha) el imponente castillo de Monterreal, se eleva en una península como guardián de acceso al puerto.

El origen de la fortificación es romano, de hace 2.000 años, aunque el diseño se debe al impulso realizado por los Reyes Católicos. Su periodo de mayor esplendor se produjo entre los siglos XV-XVI, aunque la apariencia de castillo procede de la reconstrucción efectuada por Diego Sarmiento de Acuña, Conde de Gondomar, en el siglo XVI, que lo renombró como Castillo de Monterreal, en honor de los Reyes Católicos.

Desde el año 1966 es Parador Nacional, lo que ha permitido conservar la construcción con todo el sabor y la memoria de lo que en sus muros se ha vivido. Sus murallas han sido testigo de invasiones romanas, visigodas, intentos de asalto de la flota portuguesa, además del asalto de los piratas de Francis Drake y la llegada el 1 de marzo de 1493 de la carabela La Pinta.

Para disfrutar de Bayona nos acercamos desde Vigo a bordo del nuevo vehículo de Peugeot, el Rifter, un coche destinado al transporte de pasajeros, que aspira a convertirse en un nuevo segmento de la automoción entre los SUV y los monovolúmenes. El trayecto, de tan solo 44 kilómetros se hace de forma rápida a través de autovías -con un buen número de curvas- que permite comprobar el magnífico comportamiento de la Rifter a la hora de circular por carretera. Pero donde este vehículo da todo de sí es a la hora de transportar cosas, ya sean personas o cualquier tipo de carga. Se puede elegir entre dos carrocerías de distinta longitud (4,4 y 4,75 metros), ambas con cinco o siete plazas. Con este modelo -que está a la venta desde 17. 771 euros y cuyas entregas comenzarán en septiembre de 2018- Peugeot reemplaza al Partner de 2015.

El equipamiento de seguridad y asistentes a la conducción es similar al que puede tener un 3008 (ambos han sido construidos usando la plataforma EMP-2). Lleva un puesto de conducción deportivo -volante pequeño, achatado, y la instrumentación colocada por encima de él-, así como soluciones estéticas en la carrocería que le dotan de un aspecto de vehículo todoterreno, especialmente en las aletas musculosas del paso de ruedas. La gama de motores la componen uno de gasolina de 110 CV y tres diésel de 75, 99 y 131 CV. Por ahora, todos van acoplados a un cambio manual (de cinco o seis marchas) excepto el diésel de 131 CV, que puede pedirse con una automática de ocho relaciones. Más adelante llegará la versión de gasolina de 130 CV, que tendrá el cambio automático.

Estar en la capital de las rías Baixas hace que sea obligatorio programar una visita a las Islas Cíes, donde están las mejores playas del mundo -solo es visitable la isla Norte con lanchas que salen de forma regular desde el puerto-. En tierra lo que hay que hacer es pasear por la avenida de Monterreal y ver las impresionantes vistas. Pero lo que es obligatorio es acercarse a tomar marisco a lugares como el restaurante Rocamar -tiene una de las puestas de sol más impresionantes de Galicia- y disfrutar de los mejores productos del mar.