Aumenta la red de talleres para adaptar vehículos a GLP y conseguir la etiqueta ECO

En este primer cuatrimestre del año, según las estimaciones de Repsol, ya se han adaptado 2.530 vehículos, casi el triple que en igual periodo de 2018 y con un crecimiento del 199%

MADRIDActualizado:

Cada vez son más los conductores españoles interesados en la obtención de la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico (DGT) que, entre otras ventajas, les permite circular incluso en periodo de restricciones por alta contaminación en las principales ciudades españolas. Y si no se quiere comprar un vehículo nuevo con AutoGas, también existe la posibilidad de acceder a dicha etiqueta adaptando el vehículo propio de gasolina a bifuel AutoGas.

Esta adaptación es muy sencilla y no intrusiva, solo hay que añadir el depósito y un sistema adicional para la inyección de gas en el motor. Para ello, solo es necesario tener un vehículo gasolina a partir de Euro 4, año 2010, y llevarlo a uno de los talleres homologados para adaptarlo a bifuel AutoGas. Esta inversión se amortiza en un uso normal de entre 50.000 y 60.000 kilómetros en la vida del vehículo.

Confortauto y Repsol han firmado una alianza para facilitar y aumentar la capacidad de adaptación de vehículos de gasolina a bifuel AutoGas. Mediante el acuerdo, la primera red nacional de talleres de mecánica rápida del automóvil, con el apoyo de Repsol, ha incorporado a sus servicios el proceso de adaptación de automóviles en 110 de sus talleres distribuidos por toda España.

Tras la adaptación a GLP el resultado es un coche bifuel, con dos depósitos, gasolina y AutoGas, que duplican la autonomía del vehículo sin perder espacio, porque el depósito de gas se instala en el lugar de la rueda de repuesto, que arranca en gasolina para cambiar automáticamente a AutoGas sin perder capacidad y que si se termina el AutoGas vuelve automáticamente a gasolina.

Y además, con etiqueta ECO de la DGT, porque reduce las emisiones de NOx en un 68% y de partículas en un 100%, según datos de la Asociación Española de Gas Licuado. Asimismo, contribuye a reducir el efecto invernadero al disminuir en un 14% las emisiones de CO2 y minimiza los niveles de ruido en un 50%.

En este primer cuatrimestre del año, según las estimaciones de Repsol, se han adaptado 2.530 vehículos, casi el triple que en igual periodo de 2018 (con un crecimiento del 199%).

El AutoGas es el carburante alternativo más utilizado en el mundo, con prestaciones similares a las de los combustibles tradicionales, pero con muy bajas emisiones. A nivel mundial circulan ya 26 millones de vehículos de este tipo. En Europa son 15 millones y en España más de 80.000.

El crecimiento de matriculaciones en el país durante el último año ha sido exponencial, en línea con otros mercados europeos: un 360% respecto a 2017. Un total de 19.664 vehículos de AutoGas, frente a los 4.276 del año 2017. Y en los cuatro primeros de este año 2019 ya se han matriculado 9.188 vehículos nuevos de AutoGas, produciéndose en el mes de abril un récord histórico en matriculaciones mensuales con 2.506.

Los motivos de esta transformación de la movilidad hay que buscarlos, además de en la conciencia medioambiental, en la autonomía de los vehículos y en su precio, que convierte a los vehículos de AutoGas en la opción más asequible.

Además, la apertura de estaciones de servicio de AutoGas está desarrollada en toda la península y Baleares. Ya se han instalado surtidores en más de 600 estaciones de servicio repartidas por todo el territorio y Repsol lidera el mercado con 400 que ofrecen este carburante alternativo.