El 1430 de Julio Iglesias no alcanza el precio mínimo que pedía el vendedor

La casa de subastas esperaba que alcanzase unprecio de 32.500 euros, pero el mayor precio ofrecido no superó los 11.000

Actualizado:

Uno de los primeros coches de Julio Iglesias, un SEAT 1430 Especial, ha sido subastado sin que ningún pujador alcanzara el mínimo de la reserva.

El vehículo, que se queda sin nuevo comprador, fue sacado a subasta el pasado 20 de enero en Catawiki, el portal que estimaba que la puja podría llegar a los 32.500 euros.

La mayor puja ofrecía 11.000 euros, una cifra inferior al precio mínimo por el cual su vendedor estaba dispuesto a venderlo.

El cantante pagó por el coche color azul 147.700 pesetas y fue su propietario desde que lo adquirió en 1972 hasta 1976, cuando pasó a manos de su apoderado, que lo volvió a vender al actual dueño que ha decidido subastarlo, añade el portal.

El artista, antes de desplazarse en avión y jet privado, viajaba en su propio coche hasta las ciudades españolas donde tenían lugar sus conciertos. Corría el año 1972 y con solo 29 años Julio Iglesias ya era un cantante de éxito tras haber ganado años atrás el Festival Internacional de la Canción de Benidorm y clasificarse en cuarta posición en el Festival de Eurovisión. En este año, el joven artista no dudó en comprarse un nuevo coche, un SEAT 1430 Especial de color azul, por el que pagó 147.700 pesetas de las de entonces.

El cantante presumía de su vehículo hasta en las entrevistas que concedía, tal y como quedó recogido en un artículo de ABC el 11 de Marzo de 1972 en la sección «El coche de…» en la que Iglesias decía que su SEAT era «un coche perfeccionado, muy rápido, muy cómodo y no gastaba mucho». Además, en esa entrevista revela que no era el único que conducía el vehículo, pues añadía que en los viajes largos: «nos turnamos al volante mi mujer y yo». Por aquel entonces, el cantante estaba casado con Isabel Preysler, por lo que la conocida como la reina de la prensa del corazón también se puso a los mandos de este vehículo.

Además de la documentación que demuestra que el coche fue propiedad de Iglesias, el vehículo se sacó a subasta acompañado de los documentos en regla del mantenimiento y las revisiones técnicas.