Nuevo Mazda MX-5 RF
Nuevo Mazda MX-5 RF

Mazda MX-5 y MX-5 RF, dos joyas para disfrutar

Acaba de salir a la venta la segunda carrocería del icónico Mazda MX-5, la denominada RF que llega con el techo duro de manejo eléctrico

MadridActualizado:

Pocos coches hay tan divertidos de conducir como el pequeño deportivo biplaza de Mazda, el MX-5. Y si a esta diversión le sumamos la posibilidad de viajar a cielo abierto pocos coches nos van a proporcionar tanto placer por muchos kilómetros que hagamos.

Además, ahora tenemos dos posibilidades de descapotar al pequeño Mazda. Con el tradicional techo de tela y accionamiento manual o con el novísimo RF y su techo duro de accionamiento eléctrico. Una opción más cómoda, aunque menos “cool”.

Porque el manual aun siendo algo incómodo para abrir y cerrar, sigue teniendo un atractivo especial cuando se le mira de perfil y nada, absolutamente nada sobresale de una carrocería de líneas muy limpias. Algo que no ocurre con la versión RF puesto que aun con el techo escondido mantiene la luneta trasera de cristal y una pequeña estructura permanentemente que a los neófitos dejará indiferentes pero no así a los más puristas. Eso sí, abrir o cerrar el techo mediante un botón resulta realmente cómodo y se puede hacer en movimiento hasta una velocidad de 10 kilómetros por hora

En fin, la elección del tipo de techo vendrá determinada por el precio extra que estemos dispuestos a pagar por el de accionamiento eléctrico o la agilidad de nuestro brazo derecho para abrir o cerrar el techo de tela manual porque ciertamente, aunque sencillo, requiere de un pequeño escorzo con el brazo para abrirlo y sobre todo cerrarlo una vez sentados. También es verdad que toda la maniobra se puede realizar desde fuera pero tampoco resulta cómodo.

A los mandos

Como hemos comentado en los primeros párrafos el Mazda MX-5 es un coche muy divertido de conducir y a aquellos que tuvieron alguno de los primeros GTi ( Volkswagen Golf o Peugeot 205 entre otros) seguro que el sonido del motor así como la respuesta del acelerador o la caja de cambios manual les traerá muy gratos recuerdos. Porque este Mazda de 2.0 litros Skyactiv-D de 160 caballos y caja de cambios manual de seis velocidades que hemos probado se comporta como aquellos con una nobleza que sorprende, incluso tratándose de de propulsión trasera como es.

El motor se estira con alegría y cierta “rabia” hasta las 6.500 vueltas sin desmayo pero, además, es capaz de recuperarse desde muy abajo del cuentavueltas si circulamos tranquilamente sin necesidad de usar el cambio constantemente.

Hemos probado las dos versiones, techo de lona y techo duro, y en ambos casos con una conducción similar bastante alegre y los consumos -alrededor de los 7,6 litros cada 100 kilómetros- han estado en ambos casos tan parejos que no se puede decir que el peso extra -40 kilos- del RF tenga ninguna incidencia en ellos.

Elegante y tradicional

El interior de los pequeños biplazas es sobrio aunque no anodino. Y es verdad que al ser tan pequeño, que lo es, todos los mandos quedan al alcance de la mano sin dificultad pero lo podían haber hecho peor. Eso sí, si queremos espacio para dejar el móvil, las llaves, un bolso o cualquier otra cosa lo tenemos algo más complicado porque apenas hay huecos donde dejarlos. Es más, la documentación, por ejemplo, debemos llevarla en un hueco que hay entre los dos asientos y a la altura de la cabeza y el acceso no es sencillo ni cómodo aunque también es verdad que no la vamos a necesitar sacar en el día a día pero es un detalle y desde luego un mal necesario debido a un diseño tan compacto.

Lo que tampoco ayuda en los viajes, si queremos hacerlos de varios días es el espacio del maletero porque es realmente pequeño. Solo disponemos de 130 litros, eso sí muy bien aprovechados porque podemos meter dos maletas pequeñas o varias bolsas que aprovechen mejor el espacio. Tampoco es agradable el botón de apertura del mismo pues se encuentra muy bajo, casi escondido y seguramente en días de lluvia muy sucio. Una solución que seguramente viene motivada para no estropear el diseño de la zona trasera.

La silueta del Mazda MX-5 es más limpia que la de la versión RF de techo duro
La silueta del Mazda MX-5 es más limpia que la de la versión RF de techo duro

Del resto del interior un notable como siempre a la posición de conducción casi perfecta en unos asientos deportivos Recaro «en el acabado más alto» aunque hay que tener en cuenta que siendo tan “bajito” «para mejorar la dinámica del coche se ha bajado la posición de los asientos 15mm» entrar y salir no será fácil para todo el mundo. Aunque una vez a los mandos o como pasajero, como digo, encontrar la mejor postura es realmente sencillo y se viaja muy cómodo aunque se hagan muchos kilómetros.

Precios en España

El Mazda MX-5 RF con el motor 2.0 Skyactiv-D de 160 caballos tiene un precio de salida desde 27.000 euros, mientras que el MX-5 con techo de lona manual parte de un precio de 25.000 euros

En resumen

El nuevo Mazda MX-5, la cuarta generación, es tan divertida de conducir como lo fue aquella de hace más de un cuarto de siglo y no hay que realizar un desembolso imposible, aunque hay que tener en cuenta que es sólo para dos y muy poco equipaje. Y como rivales desde la marca apuntan al BMW Z4 y el Mercedes SLK pero ambos parten de precios mucho más altos.