Nuevo Mercedes-Benz GLE: poderío off-road y prestaciones en carretera

Este modelo SUV ya está disponible desde 67.000 euros con cuatro propulsores disponibles: tres diésel y uno gasolina

Madrid/ToledoActualizado:

Lujo moderno en carretera y fuera del asfalto. Este el mensaje que transmite el diseño del nuevo Mercedes-Benz GLE. Sus proporciones, caracterizadas por una batalla larga, voladizos cortos y ruedas de gran formato enrasadas con el exterior de la carrocería, no dejan lugar a dudas de que el GLE se siente cómodo y causa una excelente impresión sobre cualquier terreno. La estrategia de diseño se basa en el concepto de claridad sensual, que prescinde de aristas y juntas para conformar generosas superficies, modeladas con elementos cóncavos.

El frontal del nuevo GLE transmite prestancia y poderío. Esto se debe a la calandra del radiador en posición erguida, con una interpretación de rasgos octogonales característica de los SUV, a la prominente protección estética de bajos cromada y al capó con dos resaltes longitudinales. En la vista lateral destaca el montante C ancho, un rasgo distintivo del GLE que le confiere aplomo y estabilidad estética. Las grandes ruedas, en formato de 18 a 22 pulgadas, llenan unos pasarruedas con llamativos revestimientos. En cambio, el marco cromado que rodea las ventanillas recuerda más bien a una berlina de gama alta.

El GLE exhibe también una figura atlética en la vista trasera. Aquí destacan especialmente los poderosos músculos de los hombros, que se extienden desde los montantes C hasta las luces traseras. La protección estética de bajos cromada pone un llamativo punto final a la parte trasera.

Estilo elegante y deportivo

Pero es el interior el que emana fascinación gracias a la combinación entre la elegante estética de una berlina de lujo Mercedes-Benz y los detalles robustos y avanzados de un SUV. El elemento central de configuración del puesto de conducción es la unidad del cuadro de instrumentos, de estilo elegante y deportivo, integrada en un cuerpo robusto de formas llamativas.

La consola central alta y voluminosa contrasta con la ligereza del cuadro de instrumentos, que parece suspendido en el habitáculo. Un rasgo típico de un todoterreno auténtico son los dos prominentes asideros en la consola central. Las superficies de cuero liso transmiten una impresión de lujo moderno, a la que contribuyen asimismo los elementos de adorno de amplia superficie y las cubiertas de persiana enrasadas. Todos los mandos e indicadores son de nuevo desarrollo y cumplen las reglas reconocidas de la ergonomía. Los mandos transmiten una respuesta táctil y acústica al accionarlos, y están diseñados de forma que parecen fresados a partir de un bloque de metal.

Una talla más. En comparación con su antecesor, el nuevo GLE se distingue por una batalla considerablemente más larga (2.995 mm, aumento en 80 mm). Este incremento se traduce en una mayor amplitud interior, especialmente para los ocupantes de las plazas traseras. Una particularidad disponible como equipo opcional es una segunda fila de asientos con ajuste eléctrico integral de seis vías.

El respaldo está dividido en tres secciones en proporción 40:20:40, que pueden abatirse por separado, y es posible variar la inclinación, así como la altura de los reposacabezas. También es posible abatir el respaldo trasero completo. Para activar el accionamiento eléctrico se dispone de una regleta de interruptores en el maletero. Al igual que sucede en el modelo antecesor, es posible montar tres asientos infantiles en paralelo en la segunda fila de asientos. Las plazas traseras disponen de puntos de fijación iSize/ISOFIX.

Asimismo, si se desea aún más flexibilidad puede solicitarse opcionalmente una tercera fila de asientos abatible, con dos plazas adicionales. Los ocupantes de la última fila pueden acceder cómodamente a sus plazas gracias a la función Easy-Entry de los asientos con ajuste eléctrico integral de la segunda fila.

El volumen del maletero asciende a un máximo de 825 litros por detrás de los asientos traseros, y a un máximo de 2.055 litros con los respaldos de la segunda fila de asientos abatidos.

MBUX: ahora con asistente para el interior

Los compradores de un GLE tienen a su disposición la generación más reciente del sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience). Este equipo está dotado de serie de dos pantallas grandes de 12,3 pulgadas, dispuestas en paralelo para crear un impresionante efecto de pantalla ancha. La información del cuadro de instrumentos y del visualizador de medios es fácil de consultar en las generosas pantallas de alta definición. Sugestivas imágenes y animaciones con gráficas brillantes de alta calidad facilitan la comprensión del intuitivo concepto de manejo.

Se ha perfeccionado en numerosos aspectos el principio general de manejo de MBUX. Por ejemplo, los menús de ajuste tienen ahora un nuevo diseño, y se ha mejorado el asistente para la primera configuración. A esto se añaden unas 40 funciones MBUX nuevas en el GLE. Entre otras, la integración de programas de conducción específicos para la conducción todoterreno (modo para liberar las ruedas y activación individual de las ruedas), así como pantallas Offroad ampliadas en el cuadro de instrumentos y en el Head-up-Display (inclinación longitudinal y transversal, Torque on Demand, altura).

Varios propulsores, hasta con etiqueta ECO

El nuevo Mercedes-Benz GLE es el primer SUV que satisface ya hoy la futura normativa Euro 6d. Cuenta con un motor de gasolina de seis cilindros de 367 CV y 500 Nm de par, con red eléctrica de 48 voltios (a los que se pueden sumarse brevemente otros 250 Nm de par y 22 CV de potencia mediante la función EQ Boost). Gracias a esta función, el coche equipa la tan ansiada etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico (DGT). El alternador arrancador integrado (ISG) asume algunas funciones de los sistemas híbridos de propulsión como, por ejemplo, EQ Boost o recuperación, y permite alcanzar cotas de consumo de combustible que, hasta la fecha, estaban reservadas a los modelos con tecnología híbrida de alto voltaje. Más adelante seguirán otros motores, incluyendo un híbrido enchufable.

También cuenta con tres motores diésel de 245, 272 y 330 CV. Y éste primero es el que hemos podido testar durante un trayecto de carretera que une Madrid y Toledo y por un «circuito» abierto off-road por el campo de Illescas. Un modelo capaz de solventar sin despeinarse obstáculos de cualquier tipo: ascensos y descensos vertiginosos, baches, terrenos pedregosos, barro, agua... al igual que demostrar todas sus prestaciones en carretera.

Agilidad en carretera, dominio campo a través

En todas las variantes del nuevo GLE se utiliza para la transmisión de fuerza el cambio automático 9GTRONIC. En los motores de 4 cilindros, la tracción integral 4MATIC cuenta con una caja de transferencia que transmite el momento de propulsión a los ejes en una proporción fija de 50:50%.

En los demás modelos, como el GLE 450 o el GLE 400 d, se incorpora de serie una caja de transferencia con embrague de discos múltiples regulado electrónicamente. Este sistema permite una distribución variable del momento de propulsión entre los ejes en proporción 0–100% (Torque on Demand). Otra novedad disponible como opción es una caja de transferencia configurada especialmente para lograr un comportamiento de marcha sobresaliente en carretera y fuera del asfalto. Además del embrague de discos múltiples regulado, con función Torque on Demand, cuenta con un engranaje reductor adicional y un efecto de bloqueo automático del 0–100% para la conducción fuera del asfalto.

Las dos cajas de transferencia con Torque on Demand interconectadas en red permiten incrementar aún más la seguridad y la agilidad en carretera. Esto es posible sobre todo al conducir en curvas mediante una regulación selectiva del momento de guiñada para generar una tendencia al sobrevirado o al subvirado del vehículo.

Funciones nuevas

El tren de rodaje activo opcional E-ACTIVE Body Control, que puede combinarse ahora con la suspensión neumática de nuevo desarrollo Airmatic, aumenta el confort y la agilidad de conducción y ofrece funciones completamente nuevas, como un modo para liberar las ruedas. Se trata del primer sistema disponible en el mercado que hace posible regular de forma independiente las fuerzas de amortiguación y de suspensión en cada rueda. Por consiguiente, es capaz de neutralizar eficazmente los movimientos de balanceo, de cabeceo y verticales de la carrocería. La combinación del E-ACTIVE Body Control con Road Surface Scan y la función de inclinación activa en curvas Curve es la clave de un nivel de confort inédito y subraya de ese modo el deseo de Mercedes-Benz de diseñar el tren de rodaje para SUV más inteligente del mundo.