Hyundai apuesta por la eficiencia con el Kona eléctrico y diésel

Dentro de unos meses el modelo también estará disponible como vehículo híbrido de gasolina y eléctrico

MadridActualizado:

Cada vez parece más claro que los motores de combustión van a coexistir con los eléctricos e incluso con los de pila de hidrógeno. Lejos de posturas «radicales» en los que unos demonizan el diésel y lo consideran poco menos que el culpable de todos los males del mundo, y otros critican los coches eléctricos por su falta de funcionalidad en largas distancias, y por la carencia de puntos de recarga, en marcas como Hyundai parecen haber entendido desde el principio que cada tipo de propulsión sirve para dar respuesta a las necesidades concretas de un usuario determinado.

Puede por lo tanto parecer tan absurdo comprar un coche diésel para hacer 10.000 kilómetros anuales en ciudad, como hacerse con un coche eléctrico para realizar viajes frecuentes entre Ceuta y Ferrol. La firma coreana acaba de presentar dos de sus últimas propuestas para su SUV del segmento B, que hasta ahora estaba disponible con motores de gasolina. Se trata de los nuevos Kona eléctrico y diésel, a los que seguirá en el primer trimestre de 2019 la variante híbrida de gasolina/electricidad. Todos ellos montados sobre una misma plataforma en un vehículo que se encuadra en el segmento más de moda, y que desde el principio fue concebido para poder utilizar todos estos tipos de propulsores, según las necesidades de cada uno de los posibles compradores.

El Kona eléctrico anuncia unas prestaciones y una autonomía de lo más sugerente, más de 200 CV de potencia y 482 kilómetros según la normativa WLTP. En cuanto al diésel, Hyundai recurre a su motor CRDI de 1,6 litros para «armar» al Hyundai Kona, que estará disponible con potencias de 115 y 136 CV, con un consumo desde 4,1 litros a los 100 kilómetros.

Eléctrico de cero emisiones

La versión del Kona más «eco» llega a España c on dos posibilidades mecánicas. La de mayor autonomía cuenta con una batería de 64 kWh, proporciona una autonomía eléctrica de 482 km y un consumo de energía de 14,3 kWh/100 km (según ciclo WLTP). El motor eléctrico desarrolla una potencia de 150 kW y permite acelerar de 0 a 100 km/h en unos impresionantes 7,6 segundos. La otra posibilidad es dotar al vehículo con una batería más pequeña, de 39 kWh, que llega a 136 CV de potencia con una autonomía de 312 km.

De momento el 100% de las pre-compras que se han realizado en españa son las del coche más potente. Esta versión con batería de mayor capacidad llega a una velocidad máxima de 167 km/h, mientras que con la batería estándar la velocidad punta es de 155 km/h.

El 80% de la carga de la batería de polímero de litio sólo necesita 54 minutos para cargarse cuando emplea una toma de carga rápida de 100 kW. Con el cargador de a bordo, de 7,2kW, recargar el coche con corriente normal lleva 9 horas y 40 minutos para el paquete de baterías de autonomía larga y 6 horas y 10 minutos para el paquete de baterías de autonomía corta. Los conductores también tienen la opción de cargar su coche con una toma de corriente compatible, instalada en su casa, usando el cable ICCB. El puerto de carga está localizado en el frontal del vehículo, cerca del logo de Hyundai.

Una vez al volante hay que reconocer que el coche se comporta como un vehículo «normal». No notaremos diferencia alguna respecto a un coche de gasolina o diésel automático, salvo por la respuesta del motor eléctrico a la hora de presionar el pedal del acelerador, ya que esta es instantánea. Podemos seleccionar tres tipos de conducción: eco, con una máxima retención; comfort, para una utilización normal; y deportiva, para cuando el conductor requiera de toda la potencia del vehículo. Además, mediante unas levas situadas en el volante, podemos seleccionar de forma manual entre cuatro niveles de retención de frenada, desde la «cero», que utilizaremos en carretera para aprovechar al máximo la «conducción a vela», hasta el nivel 4, de máxima retención al levantar el pie del acelerador, lo que hará que se recarguen las baterías mientras el coche se detiene.

En el apartado estético, el Kona eléctrico se diferencia de sus hermanos de combustión por una parrilla delantera cerrada, unos parachoques delantero y trasero en forma de onda, y la utilización de luces full-led.

Para el interior, los clientes pueden elegir un acabado en negro o el nuevo color interior azul y gris de tres tonos. Los asientos están disponibles en una combinación de tela y cuero o 100% cuero.

Una vez dentro del Kona Eléctrico, el protagonismo es para la consola central, que combina todos los botones para facilitar las operaciones de manera intuitiva con el cambio electrónico por botón “shift-by-wire”. Existe un espacio extra para objetos personales que se encuentra bajo la consola central.

El nuevo cuadro de mandos de alta resolución y siete pulgadas (17,8cm) incorpora los distintos indicadores de medición, tales como el velocímetro, el nivel de carga de la batería, el gráfico del fluido de la energía y modo de conducción para el usuario. Dependiendo del modo seleccionado, el color de fondo y los medidores se adaptan para dar siempre la información más importante y útil al conductor. Adicionalmente y combinado con el head-up display (HUD), se proyecta la información de conducción relevante delante de la persona sentada al volante. Esto permite un procesamiento de la información más rápido, sin perder de vista la carretera.

El nuevo Kona Eléctrico cuenta con un amplio maletero, que ofrece desde 322 litros de espacio para equipaje (VDA) a un máximo de 1.114 litros (VDA), un tamaño adecuado para las necesidades diarias.

También diésel

Hyundai no abandona el diésel, y prueba de ello es que a partir de ahora también está disponible en la gama del Kona una motor de gasóleo de 1.6 litros, recientemente desarrollado por Hyundai.

Se trata de un motor muy eficiente, con un consumo homologado desde tan solo 4,1 l/100 km. La alta eficiencia del motor se logra mediante una reducción significativa de la fricción y un turbocompresor altamente eficaz. En general, la estructura del motor se ha optimizado mediante el uso de materiales ligeros, lo que se traduce en una reducción significativa del peso y en una menor rumorosidad.

El nuevo motor Smartstream está disponible con dos opciones de potencia. La versión estándar del Kona diésel ofrece 115 CV y se asocia a una transmisión manual de 6 velocidades (6MT) y a tracción delantera. La versión de mayor potencia desarrolla 136 CV y un par de 320 Nm se combina con la transmisión automática de doble embrague y 7 velocidades (7DCT). Se puede equipar el motor más potente con tracción delantera o tracción a las cuatro ruedas. Las emisiones de CO2 combinadas en ciclo NEDC son de 109-113 g/km. El motor más potente presenta un consumo de 4,2-4,9 l/100 km con unas emisiones de 112-127 g/km, siempre en ciclo NEDC.