La española Hispano-Suiza resurge con un superdeportivo 100% eléctrico de altas prestaciones

La histórica marca de automóviles propiedad de la familia Suqué Mateu desde hace cuatro generaciones presentará este modelo en Ginebra, que será fabricado en Barcelona

BarcelonaActualizado:

Reapertura del Salón del Automóvil de París en 1919, tras la primera guerra mundial. Una de las estrellas fue el deportivo de carreras español H6, de la compañía española Hispano-Suiza, que ganó su primera carrera con el Rey Alfonso XIII como piloto, en Madrid. Hasta ese año hay que remontarse para recordar a uno de los modelos que llegó a ser de los más avanzados y lujosos de su tiempo (135 CV y una velocidad máxima de 140 km/h), comparable a vehículos de gama alta americanos, y que ha convertido a su marca en leyenda del automovilismo.

Una marca, propiedad de la familia Suqué Mateu desde hace cuatro generaciones, que ha vuelto a renacer para adelantarse al futuro. Y es que presentará en Ginebra, nada más y nada menos, que un superdeportivo 100% eléctrico de altas prestaciones que será fabricado en Barcelona. Así, la marca familiar Hispano-Suiza vuelve a construir automóviles de prestigio a nivel mundial.

«Hemos llegado a hacer realidad un sueño que tuvimos hace muchos años, volver a ver circular un Hispano Suiza por las carreteras de todo el planeta», afirma Miguel Suqué Mateu, bisnieto del fundador y actual presidente de Hispano-Suiza Fábrica de Automóviles S.A. «Ya en 1900, en los orígenes de Hispano-Suiza, se construyó el primer automóvil eléctrico en el mundo, un prototipo que no llegó a fabricarse de forma industrial. Transcurridos 119 años, en marzo de 2019, en Hispano Suiza tendremos nuestro primer automóvil 100% eléctrico, de altas prestaciones y fabricado en Barcelona, cumpliendo también el sueño de mi bisabuelo», añade.

Esta firma fue fundada en Barcelona en 1904 por Damián Mateu con el apoyo del director técnico e ingeniero suizo Marc Birkigt, socio también de la compañía. Con un criterio empresarial moderno, mucha ilusión e imaginación, impulsan lo que se transformará en el líder en tecnología automovilística y aeronáutica con una gran innovación e inversión en I+D. En 1920 se produce la nacionalización de la división de motores aeronáuticos radicada en Francia por parte del gobierno francés, creando la Société Française Hispano-Suiza, S. A., siendo absorbida por Snecma, filial del grupo francés Safrán en 1968.

En el año 2000, Hispano-Suiza llegó a un acuerdo de cesión de marca con la ingeniería Mazel para fabricar un prototipo, el superdeportivo biplaza de lujo HS21, que vio la luz en Ginebra ese mismo año. En los años 2001 y 2002, se presentaron los modelos K8 y el HS21-GTS, sendas evoluciones del primero.

Cuatro generaciones de la familia Suqué Mateu han preservado, impulsado y dinamizado la marca familiar desde su fundación y de forma ininterrumpida, dedicando muchos esfuerzos y recursos a mantener vivo ese gran legado. Damián Mateu, bisabuelo del actual presidente, fundó la compañía y posteriormente su hijo Miguel Mateu continuó al frente del proyecto, fabricando los automóviles de alta gama y prestigio.

A su fallecimiento, su hija Carmen Mateu fue nombrada presidenta y prosiguió la labor de su padre a través de diversas actividades encaminadas a mantener viva la esencia de la marca. La fundación del Club Hispano-Suiza en 2002 es solo un ejemplo de la intensa actividad que desarrolla, y cumple uno de sus objetivos principales, perpetuar la marca a través del tiempo con múltiples eventos como exposiciones, conferencias, publicación de libros, revistas, artículos de investigación, celebración de rallyes, y demás.