Herbert Diess (d), director general de la marca Volkswagen
Herbert Diess (d), director general de la marca Volkswagen - ABC

La marca Volkswagen incrementa su beneficio un 77%, hasta los 3.300 millones

El gigante automovilístico lanzará 22 nuevos modelos este año

WolfsburgoActualizado:

La marca Volkswagen reforzará su apuesta por los SUV y los vehículos eléctricos en 2018, año en el que lanzará al mercado 22 nuevos modelos. Nueve de ellos estarán reservados para el mercado chino, mientras que en Europa destacan el T-Cross y el Touareg. Para 2020, el grupo tiene proyectado desarrollar 50 nuevos productos, renovando de esta forma «casi por completo» su portfolio.

Así lo ha confirmado este miércoles Herbert Diess, director general de la marca Volkswagen, en la presentación de resultados de la firma celebrada en Wolfsburgo. En concreto, la marca Volkswagen logró un beneficio operativo antes de extraordinarios de 3.301 millones de euros, un 77% más respecto a los 1.869 millones de 2016. Esta cuantía, sin embargo, no incluye una partida de 2.800 millones de gasto originada por el «dieselgate». En 2016, los gastos ocasionados por el escándalo escalaron hasta los 5.200 millones.

Sin contar con este extraordinario, la marca incrementó sus ganancias operativas anuales por primera vez en cinco años, lo que le permitió alcanzar el mayor nivel desde 2012. La facturación del grupo alcanzó los 79.979 millones de euros (un 8% más), mientras que las ventas se situaron en 6,23 millones de unidades, creciendo así un 4,2%. China aportó más de la mitad de esta cifra, según los datos de la marca.

Las previsiones de la marca pasan por aumentar un 10% el volumen de negocio e incrementar la rentabilidad operativa entre un 4 y un 5% en 2018. Los lanzamientos previstos para este año permitirán reforzar el mercado chino (donde se produjeron 400.000 entregas en 2017) y la categoría SUV, que ya supone un 14% del portfolio de la marca, un 54% en Estados Unidos. Dentro de este segmento, la compañía ha destacado el comportamiento del Tiguan, que alcanza ya las 720.000 entregas en todo el mundo.

Los vehículos eléctricos representan otro de los ejes estratégicos de la marca. Volkswagen, que este martes anunció que adaptará 16 fábricas para desarrollar este tipo de coches, ha recordado que invertirá 1.000 millones en su planta de Zwickau para producir al día 1.500 vehículos basados en una plataforma específica, MEB. La intención del grupo es que los eléctricos representen un 10% de las matriculaciones en 2025.

Como contrapartida, el peso de los vehículos diésel en la compañía se irá reduciendo. Es cierto que a nivel mundial «solo» tienen un peso del 13%, pero en el mercado europeo este porcentaje crece hasta el 44%. Ello pese al retroceso del 10% que acumuló en 2017, según ha detallado este miércoles la marca.

A corto plazo, la compañía pretende alcanzar en Europa un número de eléctricos suficientes para cumplir con la media de 95 gramos por kilómetro de CO2 que impone la nueva reglamentación. El propio Diess ha admitido este miércoles que la modificación de los test de medición de emisiones de este combustible representa «un reto» que provocará que la marca sea «más racional» con las inversiones.

La «alta demanda» del Polo

Diess también ha hecho referencia durante el acto a la «alta demanda» que acumula el Polo, modelo producido en la planta del grupo en Navarra. De igual forma, ha señalado que la «restringida» capacidad de la planta evita que se amplíen sus ventas. La planta española comenzará a producir a finales de año un nuevo modelo de la misma familia.