ECONOMÍA

PSA abandona Irán por culpa del el embargo impuesto por Estados Unidos

Peugeot y Citroën tenían filiales conjuntas en aquel país, aunque sus actividades en Irán representan menos del 1% de su cifra de negocio

MADRIDActualizado:

El embargo impuesto por Estados Unidos a Irán tiene sus primeras consecuencias en el sector de la automoción, ya que el grupo francés PSA (Peugeot, Citroën, DS, Opel) ha aunciado su retirada del mercado iraní para respetar el citado embargo.

La retirada se efectuará de aquí al 6 de agosto, cuando volverán a imponerse las sanciones a las compras de billetes de dólares estadounidenses por parte del Gobierno de Irán, a la adquisición de deuda iraní y al comercio de oro y otros metales preciosos, entre otros.

Desde PSA afirman que siguen atentamente la evolución del contexto reglamentario y están en contacto con las autoridades de los países implicados, con fin de respetar todas las reglamentaciones.

Las actividades de Groupe PSA en Irán representan menos del 1% de su cifra de negocio, este contexto no modifica ni los objetivos generales del plan Push to Pass, ni las orientaciones financieras actuales.

La compañía, cuyas marcas Peugeot y Citroën tenían filiales conjuntas en Irán, indicó en un comunicado que tras el anuncio del abandono estadounidense del acuerdo nuclear con Irán de 2015, “ha empezado el proceso de suspensión de las actividades” de esas empresas “para adecuarse a la ley estadounidense”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el pasado 8 de mayo su retirada y la reanudación de las sanciones levantadas bajo el pacto.

Además, el 6 de noviembre se reanudarán las restricciones a la compra de petróleo y productos petroquímicos iraníes, a las operaciones con puertos y empresas marítimas iraníes y a las transacciones de instituciones financieras con el Banco Central de Irán.

Esa decisión supuso un duro golpe para las empresas europeas con negocios en el país persa, donde habían acrecentado su presencia desde la firma del acuerdo nuclear de 2015 y el levantamiento de las sanciones internacionales en enero de 2016.